Quiero ser mileurista (por lo menos)

Hace unas semanas TVE1 emitió en su programa ‘Comando actualidad’ un reportaje sobre los sueldos en España. El equipo viajó a diversas comunidades autónomas para preguntar a los ciudadanos cuánto cobran y si consideran justos sus salarios.

Extremadura es una de las comunidades con sueldos más bajos y la mayoría de los entrevistados admitían no llegar a ganar mil euros al mes. Sin embargo, casi todos se mostraban satisfechos con ésta suma y con el nivel de vida que les permitía llevar. Tanto positivismo no pudo sino asombrarme. ¿Soy demasiado exigente o estamos rodeados de conformistas?

En el último número de la revista ‘XL Semanal’ hay un artículo dedicado a los llamados países PIGS (Portugal, Irlanda/Italia, Grecia y España) en el que se analiza la situación de estos estados y se habla de la economía familiar. El reportaje señala que una de las recomendaciones que el Fondo Monetario Internacional ha hecho a España es la reducción de salarios como medida de devaluación interna. Y ofrece otro dato llamativo: el sueldo medio en nuestro país es la mitad que en el Reino Unido.

Es cierto que también el IPC varía dependiendo del país o, en el caso de España, de la comunidad autónoma, pero ésta variación no es comparable a la diferencia salarial. O al menos esa es mi percepción como consumidora.

Estaba en la universidad cuando escuché por primera vez el término mileurista. Hacía referencia a una generación de titulados universitarios cuyos sueldos rondaban los mil euros. Recuerdo que, en mi ignorancia juvenil, pensé que la cantidad no estaba mal para empezar, ya que el salario aumentaría con el tiempo. Hoy, tras observar el mercado laboral, considero muy afortunados a los mileuristas, aunque tengan años de experiencia. Con este panorama me vienen a la memoria las palabras de una amiga inglesa quien, refiriéndose a su búsqueda de trabajo, me explicó que no aceptaba ofertas inferiores a cierta cantidad porque ella era una titulada. Me sigo preguntando si con la crisis que atraviesa el país soy demasiado exigente o estamos sumidos en el conformismo.

El tema la búsqueda de empleo podría servir de argumento para una película de terror. Las empresas solicitan a trabajadores con mucha experiencia o con ninguna. Parece que sólo se pudiese ser director o becario. Y a este paso vamos a ser becarios hasta que cumplamos sesenta.

Tras diversas entrevistas de trabajo entiendo cómo se sienten los actores y músicos cuando están de promoción. Me he aprendido mi CV de tal forma que soy capaz de recitarlo en un tiempo récord y tengo respuestas automáticas para temas como mi elección de carrera y hacia donde me gustaría encaminar mi futuro profesional. Hasta el momento la única pregunta que me ha descolocado ha sido: “¿te consideras empollona?”

Bajo el titulo ‘Generación noqueada’ en ‘El país semanal’ del 14 de marzo se analiza la situación laboral que viven los jóvenes en España. El reportaje aporta un dato escalofriante: dos de cada tres empleos perdidos en la zona euro corresponden a un menor de 35 años en suelo español.

El futuro pinta negro por estos lares. La idea de independizarnos, afrontar una hipoteca… mejor la dejo para otro post.

Anuncios

3 Respuestas a “Quiero ser mileurista (por lo menos)

  1. Pues yo, por fin, este año cobraré un sueldo. La nómina de mayo llegará en junio, y ese será mi primer sueldo… espero que algo mas alto que “mileurista”.
    Propongo cena de celebración! Yo invito!

  2. En esta ocasión, no estoy del todo de acuerdo. Considero que aunque es verdad que ahora estamos sumidos en un momento en el q las ofertas de trabajo no son ofertas porque no ofrecen nada más que explotarte por una miseria de dinero con el título de becario de por vida, tb hay mucha gente de nuestras edades que tienen buenos sueldos y sobrepasan con mucho el mileurismo. La clave: haber encontrado un trabajo hace 3 años y habernos quedado ahí. Con eso no tendríamos garantizado ser felices y considerar q hemos logrado éxito profesional pero si tendríamos un buen sueldo. La solución: no arrepentirnos de las decisiones tomadas y mirar al futuro con optimismo! Recuerda Nahia que la economía es cíclica. Pillaremos el buen momento y conseguiremos lo que queremos.

  3. Cada vez que leo algo sobre el tema de los “mileuristas” me deprimo un poco…Cuando éramos unos críos nos vendían la moto de que estudiando llegaríamos lejos y conseguiríamos alcanzar nuestras metas “profesionales”. Pero tal y como pinta la cosa. Si ya es díficil conseguir un trabajo, que éste sea digno y bien remunerado es casi una misión imposible. El futuro de la mayoría de los jóvenes es bastante gris… ¿Cómo nos compraremos una casa? ¿Cómo mantendremos a nuestros hijos? Uffff
    Bueno tenemos que intentar ser un poco optimistas…
    🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s