Esto es África

El fútbol no me engancha. Si tengo que ver un partido lo veo, pero habitualmente acabo aburriéndome y hablando con la persona que tenga al lado. Mi interés se limita a informarme de los resultados al final de la jornada.

Esta temporada he ido a San Mamés a ver mi primer partido del Athletic en directo. Jugaba contra el Atletico de Madrid y ganaron 1-0. Me lo pasé bien, aunque no es algo que repetiría cada 15 días. Previamente a este encuentro, había visitado varias veces la Catedral para asistir a los partidos de la selección de Euskadi, de los que valoraba más su ambiente que su juego.

Sin embargo, cada vez que hay Mundiales y Eurocopas sufro una transformación, y es que, estas competiciones sí consiguen captar toda mi atención. Su corta duración es una de las claves de su atractivo. En tres o cuatro semanas se han terminado y hay un vencedor. Además, cuando concluye la fase de grupos los partidos se convierten en eliminatorias, lo que añade mucha emoción al juego. Disfruto sabiendo que, al final del encuentro, uno de los rivales se volverá a su casa.

Recientemente leí en ‘El País Semanal’ un artículo de Javier Marías, en el que el escritor contaba que siempre que ve un partido, no importa quienes lo disputen, tiene que ponerse del lado de uno de los contrincantes, porque si no se aburre. Conozco esa sensación. En cada Mundial y Eurocopa tengo mi favorito, pero si queda eliminado elijo otro, y así sucesivamente, hasta llegar a la final.

Mi primera elección siempre es defender a España. La selección me enamoró en el Mundial de EE UU 94, cuando le rompieron la nariz a Luis Enrique. Por aquel entonces, tenía 10 años y la indignación se me quedó grabada en la memoria. Hasta la Eurocopa del 2008 decir que te gustaba España, -o la Roja, que viene siendo lo mismo, a pesar de que a algunos no se lo parezca-, estaba un poco mal visto. Siempre parecía que iban a ganar algo para, finalmente, ser eliminados a las primeras de cambio. La situación era similar a la de Eurovisión, donde año tras año, aseguran que se quedará en una posición digna, pero nunca acaba de suceder.

La Eurocopa del 2008 supuso un antes y un después. Por fin, ganamos. Y ni nosotros mismos podíamos creer que estuviera sucediendo. Estuve en Irlanda durante la competición, y fui afortunada, porque pude visualizar los encuentros rodeada de gente de diversas nacionalidades.

Ahora estoy inmersa en el Mundial de Sudáfrica 2010 e, independientemente de hasta donde llegue la Roja, estoy disfrutándolo al máximo.

Anuncios

Una respuesta a “Esto es África

  1. Nahia!Ummm, no sé qué decir al respecto. Desde luego para los aficionados al fútbol el mundial es todo un acontecimiento, ya que reúne a los mejores jugadores de los cinco continentes. Yo no es que sea muy fan, para qué negarlo, pero reconozco que ver este tipo de partidos en bares, rodeado de un montón de gente, tiene su atractivo, jejeeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s