Musicales: el teatro cantado

Últimamente he oído que los musicales están viviendo otra vez su época dorada y que han vuelto a ponerse de moda. Este género teatral, en el que la acción se desarrolla con partes cantadas y bailadas (definición cortesía de la RAE), está en boga y llena auditorios.

Me declaro ‘fan’ absoluta de los musicales. Desde las películas, como la genial ‘7 novias para 7 hermanos’, a las representaciones teatrales. Además, es un género muy atractivo para los jóvenes, a veces, tan reacios a acudir al teatro.
Todo esto me ha hecho hacer un repaso a los musicales que he visto. Me estrené en el género con ‘Grease’, representado en el Euskalduna de Bilbao y con Edurne, ex concursante de ‘Operación Triunfo’, en el papel de Sandy. La experiencia no fue positiva. Las canciones chirriaban en su traducción al castellano y el tipo de lenguaje, intentando imitar la jerga americana, sonaba artificial, por lo que no me convenció.

Sin embargo, mi siguiente experiencia fue totalmente distinta. ‘Hoy no me puedo levantar’, el musical de Mecano ideado por Nacho Cano, me encantó. Recordar las canciones más legendarias del grupo fue estupendo. La historia, en algunos puntos, estaba un poco traída por los pelos, como suele pasar en muchos musicales, pero, en general, reflejaba bien lo que debió de ser la “movida madrileña”.

Tras ‘Hoy no me puedo levantar’ llegó ‘Sweeney Todd’, en un pequeño teatro madrileño. No había visto la película de Tim Burton y la historia me pareció terriblemente divertida y rocambolesca. Los detalles ‘gore’ eran graciosísimos y los actores estaban a la altura de sus papeles.

Durante mi época en Londres quise aprovechar para ver más musicales. ‘Chicago’ fue la primera obra teatral a la que asistí en otro país. Había visto el filme, protagonizado por Richard Gere, Renée Zellweger y Catherine Zeta-Jones, hacía tiempo y tenía una vaga memoria sobre el argumento. Me gustó y una de las claves fue que algunas de mis amigas tenían problemillas para seguir el hilo de la trama, lo que provocó situaciones muy divertidas, que los espectadores de los asientos delanteros no supieron valorar.

‘Wicked’, representado en el Apollo Victoria Theatre, fue mi segunda experiencia londinense y la obra de este género que más me ha gustado. Narra la historia de ‘El mago de Oz’ contada desde la perspectiva de la Bruja del Oeste, la bruja malvada de la conocida historia. La escenografía y el vestuario son impresionantes, pero, sin duda, el argumento, que consigue engancharte, es su punto más fuerte. Las canciones son preciosas y ‘Defying gravity’ es un tema mundialmente conocido. Espero poder asistir otra vez a su representación.

‘Spring awakening’ habla de la sociedad alemana en el siglo XIX. A través de un grupo de jóvenes y sus problemas vitales se reflejan los tabús de la época. Es interesante, aunque demasiado dramática.

Mi última experiencia, por el momento, ha sido ’40 el musical’, donde fuimos muy afortunadas, ya que nuestras entradas se habían vendido por duplicado y nos trasladaron a octava fila. Las canciones son lo mejor de esta obra. Una mezcla del pop actual y de los 90. Imposible no cantar, ya que conocía prácticamente la totalidad de los temas. El argumento es entretenido, pero algo flojo.

Estos son todos hasta el momento. Mientras decido cuál será el siguiente comparto el video de ‘Defying gravity’.

Anuncios

7 Respuestas a “Musicales: el teatro cantado

  1. Wickeeeeeeeeeeeeeeeeed!!!
    Si vuelvo a London, vuelo a verla!!
    Qué coño… la veré en Broadway!!jejejje
    Me voy a dormir, que acabo de llegar! Beso!

  2. Yo también vi “Grease” en el Palacio Euskalduna, con Edurne, y aunque la película me encanta (yo creo que es la que más veces vi durante mi más tierna infancia), esa versión me pareció realmente terrible. De “Wicked” he oído siempre comentarios muy positivos, o sea que tal vez me deje caer por el teatro en mi próxima visita a Londres. Me quedé sin ver “Hoy no me puedo levantar”… la voz de Ana Torroja nunca me ha gustado, pero las letras de Mecano sí, por lo que supongo que el musical me hubiera gustado.
    Comentar también que la semana pasada vi la película “Una hora más en Canarias”, que es una especie de musical, y no me pareció nada del otro mundo, aunque Miren Ibarguren estaba muy divertida.
    Vaya chapa que he metido así en un momento, jejejejeje

  3. Pingback: Lo mejor de 2011 | Nahia Nebra's Blog

  4. Pingback: Algo nuevo en el horizonte | Nahia Nebra's Blog

  5. Pingback: Un año de teatro | Nahia Nebra's Blog

  6. Pingback: In NY | Nahia Nebra's Blog

  7. Pingback: De Amores minúsculos y Cabaret | Nahia Nebra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s