Ya no huele a tabaco…

El 2 de enero de este año entró en vigor la Ley 42/2010, conocida popularmente como la Ley antitabaco, y es, sin duda, una de las normas que más controversia han causado en los últimos tiempos. El debate está en la calle y todo el mundo tiene una opinión al respecto.

Estoy de acuerdo con que no se pueda fumar en los espacios cerrados, especialmente, en bares y restaurantes. Después de tomar algo en un local, el olor a tabaco solía impregnar la ropa, el pelo… Ahora, por fin, no es así y el ambiente se nota mucho menos cargado. Además, era terriblemente molesto estar comiendo y sufrir el humo de las mesas cercanas. Es cierto que, desde 2006, muchos restaurantes tenían zonas de fumadores y de no fumadores. No obstante, a menudo, al acudir a una comida o cena con un grupo grande, en el que había fumadores, se acababa optando por el espacio en el que se podía fumar.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y hay características de esta Ley que hacen que su aprobación haya llegado tarde, mal y a destiempo.

Uno de los grandes argumentos de los propulsores de la norma ha sido que la mayoría de los países europeos, a los que según nuestros políticos tanto nos parecemos, ya tienen instaurada una legislación similar. Esto es un hecho irrefutable. Lo que, probablemente, no haya sucedido en esos Estados es el mismo proceso que se ha llevado a cabo en España. En 2006 entró en vigor la Ley 28/2005 que pretendía regular, entre otras cosas, los lugares donde podía consumirse tabaco, pero, a efectos prácticos, no sirvió para nada, excepto para que muchos hosteleros se vieran obligados a realizar reformas en sus locales.

En 2011 hemos optado por ser más papistas que el Papa y la nueva Ley es una de las más duras de Europa. Por ejemplo, está prohibido fumar los parques infantiles al aire libre, por lo que si los padres llevan a sus hijos a jugar y quieren fumarse un cigarro tendrán que “salir” de la zona (no está muy claro en cada caso cuál será esa área concreta) y ver a los niños a lo lejos. Sinceramente, es una exageración. Para empezar estamos hablando de lugares al aire libre, en los que no se concentra el humo, y desde luego, el hecho de que los pequeños no vean a los adultos fumando no va a impedir que los en un futuro prueben el tabaco.

La Ley también prohíbe a los medios de comunicación que la emisión “de programas o de imágenes en los que los presentadores, colaboradores o invitados aparezcan fumando.” ¿Esto quiere decir que si estamos viendo un western los actores no podrán fumar? No queda muy claro.

El Gobierno aporta datos que defienden la importancia de esta Ley. Según el Ministerio de Sanidad anualmente mueren 50.000 fumadores y 1.000 fumadores pasivos, lo que convierte al tabaco en la primera causa de muerte evitable en España. Argumentos más que convincentes para intentar fomentar políticas contra el tabaquismo.

Para 2011 me gustaría pedirle a este Gobierno, que tanto se preocupa por la salud de sus ciudadanos, que intente cumplir los límites de contaminación atmosférica fijados por la Unión Europea, ya que mata a 16.000 personas al año, según cifras del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

Y ya puestos a legislar, ¿qué tal obligar a los locales nocturnos a que mantengan sus baños en unas mínimas condiciones sanitarias?, ¿y a que mejoren sus sistemas de aire acondicionado? Porque, como bien afirman diversos grupos de Facebook, “ya no huele a tabaco, huele a sobaco”.

Anuncios

6 Respuestas a “Ya no huele a tabaco…

  1. Mikel Garmilla Cobanera

    Si por dios! que ahora lo que falta en los bares y discotecas es un buen cargamento de “brise un toque” para tapar el olor a…compañerismo!

  2. Brise un toque, jajajajaaj
    Cómo se nota que eres la jefaza prensil de medioambiente!!

  3. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices… Y es verdad, ahora en vez de oler a tabaco, en los bares huele a humanidad y a cosas mucho peores, jejeje. Al menos al día siguiente no hay que meter directamente toda la ropa en la lavadora.
    Pero las cosas se han hecho demasiado rápido y me dan lástima los hosteleros que reformaron completamente sus locales hace 4-5 años y han perdido millones.
    Poco a poco la cosa irá normalizándose… Antes la gente fumaba en hospitales y autobuses, por ejemplo, y ahora eso nos parecería impensable.

  4. la viñeta del vaquero, era para representar al vaquero de marlboro, no un western, pero bueno, me ha hecho gracia que pusieras mi viñeta en tu entrada jaja
    saludos desde la fauna y flora de lafora

  5. jajaja Juan está claro que reinterpreté la viñeta!! Gracias por dejarme utilizarla.
    Muy bueno tu blog ;))

  6. Pingback: Prohibido prohibir | Nahia Nebra's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s