Sí, quiero

No sé si es porque son una celebración, porque me encantan las comedias románticas con final feliz, porque todo el mundo intenta vestirse especialmente elegante ese día o, probablemente, por una por una combinación de todas estas razones, pero me encantan las bodas.

Y eso que sólo he asistido a una y ya hace casi diez años. Por eso, cuando mi amiga Itsaso anunció que se casará, en junio de 2013, me dio una gran alegría. Mi segunda boda tiene todos los ingredientes para triunfar: una pareja muy compenetrada, un hotel con mucho encanto, unos invitados muy alegres y, por supuesto, el incomparable marco de la noble villa de Portugalete.

¿Qué más se puede pedir? Seguir de cerca la cuenta atrás hasta la ceremonia. Y es que, tal y como nos enseñó la organizadora de bodas más famosa de la historia cinematográfica, Jennifer López, son muchos los pequeños detalles a cuidar para que todo salga perfecto.

Mi experiencia en la organización de eventos me había hecho prever cuáles serían algunos de los pasos a dar, aunque el proceso es más complejo de lo que pudiera parecer en un principio.

Reportaje fotográfico, muñecos en la tarta, detalles para los invitados, comida y bebida, alianzas, ropa, música y viaje son sólo algunas de las elecciones que hay que realizar. Todo esto teniendo en cuenta que es pronunciar la palabra “boda” y comprobar cómo automáticamente aumenta el importe de lo que se quiera adquirir.

Ferias como Expobodas, que tuvo lugar el 5, 6 y 7 de octubre en el BEC, suponen un buen punto de partida tanto para conocer qué es lo que se mueve en el sector, como para conseguir algún que otro descuento.

Con casi 27.000 visitantes la feria reunió a multitud de parejas de novios de la zona y a acompañantes que, como en mi caso, asistimos anonadados al despliegue de opciones en todas las áreas. Paradójicamente, en este mundo globalizado es bastante fácil personalizar una boda, eso sí, sin prestar mucha atención al presupuesto, porque el camino hasta el famoso “sí, quiero” es excitante y caro a partes iguales.

Anuncios

4 Respuestas a “Sí, quiero

  1. Las bodas son siempre motivo de alegría y son días muy especiales, ya que los novios reúnen a las personas más importantes de sus vidas para una gran fiesta… ¡Y nosotras deseandito estrenar modelo, ponernos guapísimas y brindar por Itsas y por Aitor! ¡Qué ganas de que llegue el Gran Día!!!!

  2. Cosas importantes aprendidas… nunca decir las palabras “luna de miel” en una agencia de viajes… intentar robar gominolas de la fondue sin que te vean… buscar un super vestidazo para el bodorrioooooo!!! si, nahius… tú de rojo!!!

  3. Sólo he ido a dos bodas en mi etapa “adulta”, aunque tengo otras tres en el horizonte. Casualmente las dos fueron en el mismo restaurante (que también fue en el que se casaron mis padres hace XX años, jejeje). Me lo pasé muy bien, pero he de reconocer que en general no soy muy fan de las bodas. Ya sabes, yo siempre llevando la contraria al mundo, jeje. Al menos no tengo que pensar mucho en la vestimenta; repito traje, sólo cambio la corbata y/o la camisa.

  4. Pingback: De bodas | Nahia Nebra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s