El Camino

Andar alrededor de 116 km en 5 días puede no ser una gran gesta para el común de los mortales, pero teniendo en cuenta mi recién estrenada relación con el ejercicio, a través del Pilates, para mí ha supuesto todo un reto.

Las últimas cinco etapas del Camino de Santiago, las mínimas para que te otorguen la Compostela, que acredita que lo has realizado “con sentido cristiano”, comienzan en Sarria (Lugo) y culminan en la catedral de la ciudad gallega, situada en la plaza del Obradoiro.

KM 100 El Camino

Los puntos de salida y llegada de las etapas son orientativos, aunque tienden a tener unos 20 km y a realizarse en pueblos medianamente grandes con multitud de alojamientos, restaurantes y servicios como farmacias.

No teníamos mucho tiempo disponible por lo que aprovechamos el primer día para desplazarnos a Sarria y, por la tarde, recorrer la distancia hasta Portomarín, un municipio con mucho encanto cercano al río Miño. Aquí aprendimos la primera lección del Camino: nadie anda por las tardes y descubrimos el recomendable el albergue PortoSantiago, donde ofrecen un trato cercano y amable.

Portomarín El Camino

La segunda jornada es habitual acabarla en Palas de Rey, pero como nos alojábamos en el albergue Abolboreta, en Casanova, hicimos unos 5 km más, lo que nos agotó, aunque nos vino bien para acortar la etapa siguiente. Abolboreta está en mitad de la naturaleza, cuenta con unas instalaciones modernas y sirven una comida casera estupenda. Ideal para desconectar del mundanal ruido.

Albergue A Bolboreta El Camino

Desde Casanova partimos con destino a Arzúa, que no se caracteriza por ser especialmente memorable, y a mediodía paramos en Melide para degustar una deliciosa ración de pulpo con cachelos en A Garnacha.

Pulpería A Garnacha Melide El Camino

El anteúltimo día alcanzamos Pedrouzo y nos quedamos con ganas de haber dormido en Arca, que es bastante más bonito. Un consejo para los futuros caminantes: a la hora de buscar alojamientos suelen ser mejores (por precio, calidad, comodidad…) aquellos que están en pequeñas aldeas cercanas al final de una etapa.

El Camino

Finalmente, alcanzamos la catedral de Santiago tras cinco jornadas de caminatas.

Catedral de Santiago El Camino

¿Es una experiencia que te cambia la vida? Ha sido una de las preguntas más repetidas a mi vuelta. La respuesta es no, quizá porque cinco etapas son muy pocas o porque no creo en que haya nada que te cambie al 100%. Sin embargo, sí que enseña a convivir con el dolor, a explorar tus propios límites y a centrarse en seguir andando, dejando a un lado el resto de distracciones.

Anuncios

3 Respuestas a “El Camino

  1. Suena muy bien, Nahia. Seguro que tienes mil anécdotas y experiencias que contar.

  2. Oye, vaya pinta el pulpo de Melide, no??? Qué maravilla!!!! Lo màs importante: el esfuerzo que hicisteis y llegar a la meta. Disfrutar en el medio mientras se hace es la clave!!! Una experiencia màs, nena!!

  3. Pingback: Lo mejor de 2015 | Nahia Nebra's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s