Harry Potter the exhibition

Pocas veces una exposición ha suscitado tanto interés como ‘Harry Potter, the exhibition’. Inaugurada en Madrid, el pasado 18 de noviembre, estaba previsto que terminase a principios de enero, pero, ya antes de su inicio y debido al enorme éxito de venta de entradas que estaban teniendo, sus organizadores decidieron prorrogarla hasta el 2 de abril.

La muestra ya había congregado a cinco millones de visitantes en su paso por ciudades como Nueva York, Shanghái, París, Bruselas, Seattle y Sídney y, hasta el momento, ha reunido a más de 250.000 personas en Madrid.

Una de las grandes ideas para darla a conocer ha sido colocar cuatro esculturas con diferentes objetos en el centro de la ciudad. Me gustó especialmente la del sombrero seleccionador.

Tras haber leído todos los libros de Harry Potter (reconozco que no he visto las películas), tuve la oportunidad de adentrarme en el universo mágico acompañada por mis amigos Carlitos y Dani.

Uniformados con gafas a imagen y semejanza del propio Harry y con camisetas relacionadas con la saga (Primark ha tenido una idea sensacional desarrollando todo tipo de merchandising a precios competitivos) acudimos a Ifema dispuestos a dejarnos sorprender.

¿Qué nos encontramos? Lo primero de todo gente, muchísima gente. Pese a tener una hora de entrada eso no te libra de las colas. Llegamos justísimos (gracias a mi enorme puntualidad) y, aún así tuvimos que esperar más de media hora porque iban con retraso. Una vez dentro la gente también resultaba agobiante y dificultaba acercarse a ver determinadas cosas.

Quitando este inconveniente hay que reconocer que es una muestra muy completa con multitud de objetos del mago, sus amigos, sus enemigos… divididos en distintos escenarios.

Entre las partes que más llamaron mi atención destacan la cama de Harry Potter y su túnica.

También objetos míticos como la capa de invisibilidad, la Copa de los Tres Magos y las grageas de sabores que van desde los clásicos de limón y sandía, hasta los asquerosos como vómito y huevo podrido. He probado algunas y están muy logradas.

Descubriremos a criaturas fantásticas que habitan el Bosque prohibido como el hipogrifo Buckbeak, la acromántula Aragog y un dragón.

Y podremos practicar quidditch, eso sí, sin montar en la escoba.

Por último, no podía faltar la zona oscura con los mortífagos y Voldemort. Los carteles de ‘Wanted’ nos sirven para recordar que, en un tiempo oscuro, hasta Harry Potter fue considerado un enemigo a batir.

En definitiva, una exposición muy completa, ideal para toda la familia y que te lleva de vuelta al universo de Hogwarts. Probablemente ahora, que ha pasado el boom inicial, pueda visitarse con más tranquilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s