Las cenas de Cabárceno

Una cena exclusiva en la cabina de un teleférico, mientras se contemplan inmejorables vistas y animales salvajes. Suena bien, ¿verdad? Esta es la idea que han tenido los impulsores de ‘Las cenas de Cabárceno by Sergio Bastard’ y que me he animado a disfrutar.

El plan comienza los viernes de julio y agosto a las 19:30, con un cóctel y un cortador de jamón, todo amenizado por un saxofonista. A partir de las 20:15 te van subiendo a las cabinas, que están preparadas con cojines, manteles e incluso un altavoz con bluetooth, para que puedas escuchar la música de tu móvil. En cada cabina caben cuatro personas, por lo que lo ideal es acudir con un grupo de ese número.

Cena teleférico Cabárceno Nahia Nebra

Una vez en la cabina te sirven una tabla con los primeros ocho bocados, de los veinte que comerás en total, acompañados de su respectivo maridaje. La cena está elaborada por el reconocido chef cántabro Sergio Bastard, copropietario del restaurante santanderino ‘La casona del judío’.

Esos primeros ocho bocados son: un macarrón salado con mantequilla de alga codium; una anchoa pistacho con higo; un bocarte marinado en salmuria, pan de té y capuchina; una ostra con px y brote de rocío; un tartar de langostino con holandesa; una foccacia de bacalao pil-pil y piperada; un nigiri de chipirón; y un aguacate y salmón y sus huevas. De esta primera tanda destacaría, muy especialmente, la ostra. Era la primera vez que la probaba y su sabor es puro mar.

Primeros bocados cena teleférico Cabárceno Nahia Nebra

Mientras degustas vas observando a los animales y esta fue, sin duda, la mayor pena y es que, previsiblemente debido a la hora, la mayoría no estaban visibles. Entre los que avistamos había bisontes, camellos y búfalos (y aquí sí que me vais a tener que perdonar, porque no pondría la mano en el fuego a que las especies de animales que he citado corresponden a los que veis en las fotos).

Animales Cabárceno Nahia Nebra

En la primera parada te cambian el maridaje y la tabla con seis nuevos bocados: steak ibérico; bao con rabo de buey; crujiente de mar; cous-cous con rillette de pichón; taco crujiente con maganos; y caracol a la Casona del judío. Mi favorito fue el caracol que llevaba una salsa riquísima.

Segundos bocados cena teleférico Cabárceno Nahia Nebra

Entre esta parada y la tercera también nos dedicamos a admirar el impresionante paisaje. Tuvimos mucha suerte con el día que fue muy soleado, lo que nos permitió contemplar un atardecer precioso. Eso sí, hubiésemos agradecido un poco más de tiempo entre paradas para saborear con más calma.

Paisaje Cabárceno Nahia Nebra

La última parada incluye los seis últimos bocados, los postres: tartaleta de frambuesa; barquillo relleno de cremoso de guisante; macarrón dulce de frambuesas; milhojas de crema de vainilla; canelle de ron; y mini helado.

He sido una participante aventurera y hasta me he atrevido con mi no muy querido helado, aunque mi preferida haya sido la tartaleta de frambuesa, cuyo sabor me recordó a mis adoradas fresas con chocolate de Godiva.

Postres cena teleférico Cabárceno Nahia Nebra

Al bajar nos esperaba un cóctel de gin-tonic. Todo ello por 60 euros por persona. Una experiencia distinta y recomendable a la que añadiría un poco más de tiempo en el teleférico (la cena se completa en, aproximadamente, 45 minutos).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s