Archivo de la categoría: Viajes

Viajar, conocer sitios nuevos…

Recorriendo Florida: de los Cayos al Centro Espacial Kennedy

Lo prometido es deuda y después de relatar mis impresiones sobre Miami continuamos con mi periplo por el estado de Florida.

Reconozco que cuando decidimos viajar a esta zona de EE UU los Cayos no estaban dentro de mis prioridades a visitar, básicamente porque desconocía su existencia. Sin embargo, todos los blogs que leí y la gente que conocía que había estado allí los recomendaba y no sólo como excursión, sino al más puro estilo “road trip”. Por ello, decidimos reservar un par de jornadas y hacer caso a los expertos.

Paisaje Cayos

Tuvimos mala suerte con el tiempo, porque fueron los días que más llovió, pero la recomendación mereció la pena. Este archipiélago comienza unos 24 km al sur de Miami y termina en Key West (Cayo Hueso en castellano) la ciudad más habitada y situada a unos 150 km de Cuba (y a más de 250 km de Miami), lo que la convierte en el punto más meridional de EE UU.

Southernmost Point

Para llegar hasta allí recorres la Overseas Highway, con multitud de puentes que unen las diferentes islas. Al lado de la autopista puede apreciarse (lo veis a la derecha en la foto) el antiguo trazado del tren, actualmente destruido tras el huracán de 1935.

Road trip Cayos

La arquitectura de los Cayos no tiene nada que ver con la de Miami. Aquí imperan las construcciones estilo colonial en madera y los negocios que se han instalado han mantenido la estética. En estas fotos de Key West podéis observar, abajo a la izquierda, primero el Hard Rock Café y luego la tienda de Gap.

Key West

El idioma en el que se comunican es inglés, al contrario que en Miami donde el castellano campa a sus anchas, y el tipo de comercio y el ambiente de Duval Street, la calle más turística de Key West, es más refinado.

Hay música en directo en multitud de bares. Salimos a tomar unas cervezas y acabamos en el Willie T’s famoso porque su clientela cuelga billetes de dólar en las paredes y techos.

Bar dólar Key West

Sólo hay un problemilla con los Cayos y es lo terriblemente caro que resulta alojarse allí. Hay mucha oferta, porque es una zona muy turística, pero los precios son desorbitados. No obstante, merece la pena descubrirlos y uno es capaz de encontrar cosas tan adorables como estos buzones.

Buzones

Del archipiélago volvimos a tierra firme y pusimos rumbo a Orlando para visitar el Centro Espacial Kennedy, situado en Cabo Cañaveral. Desde 1968 es el principal Centro desde el que la NASA lanza a sus astronautas al espacio.

Centro Espacial Kennedy

Realizan un recorrido muy didáctico por la historia de la Agencia Espacial y también muestran (a lo lejos y desde un bus) en lo que están trabajando ahora. Resulta muy interesante y fácil de entender. Una de las actividades más recomendables fue el encuentro con un astronauta, en nuestro caso, Fred Gregory, en el que explica su experiencia espacial.

La sensación que queda es que la NASA ha vivido épocas mejores, debido a los recortes presupuestarios que sufre en la actualidad. Están centrados en los viajes turísticos espaciales (donde el dinero lo ponen empresas privadas) y en la llegada del hombre a Marte (algo que ven bastante lejano).

Atlantis

Hasta aquí la segunda parte de nuestra visita a Florida. Me queda pendiente la última, y más mágica, Disney World.

Miami, una ciudad de contrastes

Estados Unidos es un país que me atrae y, pese a eso, sólo había conseguido ir un par de veces a mi querida Nueva York. Esta Semana Santa he aprovechado para poner remedio a este problemilla y he hecho un viaje por Florida con paradas en Miami, los Cayos y Orlando.

La última parte, en Orlando, ha estado centrada en visitar el Centro Espacial Kennedy, situado en Cabo Cañaveral, y Disney World. Han sido tantas las cosas que hemos visto y las experiencias vividas que, en esta entrada, me voy a centrar sólo en Miami.

Miami es la ciudad más poblada del estado de Florida y una de las más populares en EE UU, especialmente para el mundo latino. Hay multitud de series, películas… situadas allí lo que, antes de ir, te da un idea de lo que vas a encontrar.

Personalmente esperaba un ambiente muy latino, con gente de aspecto menos refinado que en Nueva York. Tras visitarla diría que esto es cierto y a la vez no.

Ante todo me ha resultado una ciudad de contrastes, donde unas zonas poco o nada tienen que ver con otras. El centro, o como ellos lo llaman, el Downtown, son enormes rascacielos al más puro estilo neoyorkino. Sin embargo, intentar pasear por esta área es desolador: no había prácticamente un alma.

Downtown Miami

Me habían avisado de que en Miami la gente se mueve en coche. No hay metro y entender cómo funcionan las distintas líneas de buses es una tarea, cuando menos, compleja. Del aeropuerto al hotel no tuvimos problema en llegar, pero movernos por los diferentes barrios de la ciudad nos resultó misión imposible.

Si hablamos de barcos es otra historia. El puerto de Miami es el que mayor volumen de cruceros alberga de todo el mundo. Para muestra algunos de los barquitos que vimos.

Yates puerto de Miami

Allí precisamente cogimos uno, bastante menos lujoso que los de la foto, para hacer un recorrido por las islas y las mansiones de los famosos. No pondría la mano en el fuego porque pertenezcan a las personas que nos dijeron, aunque, sea quien sea el dueño, son espectaculares. En teoría estas son las de Gloria Estefan y Ricky Martin.

Mansiones Gloria Estefan y Ricky Martin

El ambiente latino se palpa en las calles de la ciudad. Sinceramente, hablando sólo castellano puedes sobrevivir tranquilamente porque la inmensa mayoría de los habitantes se defienden en nuestro idioma.

Es especialmente significativa la gran comunidad de exiliados e inmigrantes cubanos. Su presencia es tal que tienen un barrio bautizado Little Havana. Allí todo es más colorido, los señores mayores juegan en grupo al dominó y se come estupendamente, todo un lujo en Estados Unidos.

Little Habana

La zona más conocida es la famosa Miami Beach. Es una isla comunicada con la ciudad y, en palabras de los lugareños, es “la playa”. Con unos arenales kilométricos de agua azul turquesa las calles que las rodean son turísticas y de estilo Art Deco. No hay edificios especialmente altos, no construyen en primera línea de playa y tienen un paseo marítimo perfecto para andar en bici. Tengo que agradecerle a mi amiga Amaia la recomendación de alojarnos aquí porque resultó todo un acierto.

Miami Beach

En Miami Beach encontramos absolutamente todos los tópicos esperables: cochazos impresionantes usados para fardar, silicona por todas partes y mucha gente que va a la playa a exhibirse. Sin embargo, también hay gente de lo más discreta que compensa los excesos de sus compatriotas.

Miami Beach Art Decó

En esta isla está también una calle de tiendas y restaurantes muy recomendable llamada Lincoln Road.

Termino mi visita a la ciudad no sin antes hacer una pequeña pausa en los Everglades, un inmenso parque natural de humedales en el que habitan diversas especies, entre ellas, los temidos alligator. Reconozco que, durante nuestro paseo en barco, no vimos ninguno, pero eso no nos impidió disfrutar de la belleza del paisaje.

Everglades

Y hasta aquí Miami. Prometo volver con más relatos estadounidenses. See you later, alligator.

Madrileando

Después de mi adorada Londres, y con permiso de NY, Madrid es la ciudad que más me gusta para una escapada. La capital lo tiene todo: una oferta cultural, gastronómica y de ocio en general que ofrece al visitante múltiples posibilidades.

Si además tienes la suerte de residir a una distancia que te posibilita ir a pasar un fin de semana, y cuentas con geniales amigos que te sirven de guía y te acompañan, la combinación resultante es maravillosa y agotadora a partes iguales.

Aquí están mis últimos descubrimientos tras mi reciente escapadita.

De compras
Primark

Conocí Primark (más bien su vertiente irlandesa Penneys) en 2008 durante mi estancia en Cork y Dublín y mis compañeras de piso saben que fue mi pequeña perdición. El tema empeoró al volver a Portugalete y comprobar que abría en el centro comercial Ballonti, situado a un cuarto de hora andando de mi casa.

Cuando leí que iba a situar su tienda enseña en la Gran Vía madrileña supe que, tarde o temprano, la visitaría. Ha sido más bien tarde, ya que se inauguró en octubre de 2015, aunque las grandes colas de las que todo el mundo hablaba han provocado que me lo tomase con calma.

La espera ha merecido la pena. El edificio es espectacular, el surtido muy amplio y no estaba abarrotada, pese a ser sábado. Me llamó la atención que, en un golpe de marketing de lo más efectivo, han lanzado productos personalizados de Madrid. Sólo me queda encontrar la famosísima taza de Chip, de ‘La bella y la bestia’, para que mi felicidad sea completa, pero esa búsqueda la reanudaré en la Noble Villa.

Primark Gran Vía

De concierto
La noche de Cadena 100

Soy una fiel oyente de Cadena 100 y, muy especialmente, del programa matutino ‘Buenos días Javi y Mar’ que me lleva acompañando muchos años. Siempre me quedaba con ganas de acudir a uno de sus multitudinarios conciertos solidarios y este año he logrado mi objetivo.

La noche de Cadena 100 recaudó fondos para los niños sirios refugiados en Líbano y reunió a artistas como Nek (por el que no pasan los años y que nos deleitó con su clásico ‘Laura no está’), Estopa, mi adorado Melendi, La oreja de Van Gogh, Amaral, Vanesa Martín…

Especialmente recomendables, por su energía en el escenario, fueron Rosana y Rosario y también me sorprendió gratamente David Bisbal con dos remix de sus grandes éxitos, uno en clave más movida y otro de baladas.

La noche de Cadena 100

Restaurante
Alfredo’s

Antes de llevarme me prometieron “la mejor hamburguesa de toda España” y no tengo datos para comprobarlo, aunque, definitivamente, son hamburguesas buenísimas y a precios muy moderados. La carne hecha a la parrilla estaba sencillamente deliciosa y la decoración te transporta a los locales clásicos americanos.

Alfredo's

El sitio
Matadero

Llevaba tiempo oyendo hablar de este centro artístico que tan de moda se ha puesto y tenía ganas de visitarlo. El complejo es enorme y merece la pena sólo por ver cómo lo han rehabilitado conservando su esencia. Además, coincidió que había un mercado de productores con puestos de comida así que pudimos degustar especialidades como los mojos canarios y el clásico bocata de calamares.

Matadero

Lo mejor de 2016

El clásico de los clásicos de cada 31 de diciembre ya está aquí: el repaso a lo que ha dado de sí mi 2016 en viajes, libros y música. Pasen y lean.

Viajes

Además de ir un par de veces a la costa Mediterránea y de la escapadita de rigor a mi adoradísima Londres, el año me ha cundido bastante en materia de viajes. Mi estancia en Ginebra me ha permitido visitar la ciudad suiza y ver de cerca el Mont Blanc. Los Alpes son espectaculares y el pueblo de Chamonix tiene muchísimo encanto.

El buen tiempo me ha dejado redescubrir Venecia, que luce mejor con el sol invernal que con niebla y lluvia, y conocer Padova y Verona. Por si fuera poco, 2016 me ha servido para sacarme la espinita y llegar (a la segunda va la vencida) a Ámsterdam. La ciudad es muy agradable, con sus canales y sus barcazas, aunque lo que me ha enamorado han sido sus pueblecitos de alrededor: molinos impresionantes, casitas de pescadores… Una preciosidad.

mont-blanc-venecia-amsterdam

Uno de mis propósitos era cambiar de continente en algún punto del año y lo conseguí, de la forma más inesperada, con un viajecito a la Rivera Maya mexicana. Playas tan impresionantes e idílicas como uno pudiera esperar combinadas con multitud de ruinas históricas. Muy recomendable.

rivera-maya

Libros

Prácticamente he leído lo mismo que en 2015 y entre lo que más me ha gustado tengo dos nuevas recomendaciones de autoras recién descubiertas. ‘Hijas de la luz del Norte’ de Christine Kabus nos traslada al norte de Noruega con dos protagonistas, en dos épocas distintas, cuyas historias va intercalando. Es un poco estilo Sarah Lark, pero con menos giros inesperados y menos culebrón.

‘The teashop on the corner’ de Milly Johnson reúne, alrededor de una adorable tienda/cafetería, a diversos personajes que se enfrentan a puntos cruciales de sus vidas. Muy coral y muy bonita.

hijas-de-la-luz-del-norte-the-teashop-on-the-corner

En el ámbito navideño estoy inmersa en ‘La huella de un beso’ de Daniel Glattauer. Un perro de lo más peculiar será el causante de la unión entre los protagonistas, una pareja que no acaba de encajar en los estándares de lo convencional.

la-huella-de-un-beso

Música

No soy seguidora habitual de Manuel Carrasco, pero tras acudir a su concierto de la gira ‘Bailar el viento’ quedé muy sorprendida con su directo. Suena muy bien, deja ver que es un gran músico y compositor y tuvo un guiño especial con Santurtzi.

Mi querido Melendi acaba de lanzar ‘Quítate las gafas’ y aún estoy empezando a escucharlo. De momento, me gusta lo que voy descubriendo. Buenas letras y el single ‘Desde que estamos juntos’ supone un cambio de estilo total. En primavera vendrá en directo y espero estar allí.

manuel-carrasco-bailar-el-viento-melendi-quitate-las-gafas

En definitiva, 2016 ha sido un año más positivo que negativo. Bastantes viajes a destinos inesperados y cambios vitales para mejor. En cuanto a lo negativo he aprendido que hay personas que es mejor sacar de tu vida y parafraseando a David de María desearles “tanta paz te lleves como calma me dejaste”.

Me despido con una viñeta de Peanuts porque a mí, como a Lucy, a veces tampoco me da la vida.

tira-snoopy

¡Feliz 2017!

De cascadas

No sé qué tienen las masas de agua en movimiento que te dejan hechizado mirándolas. Uno se queda obnubilado observando las olas rompiendo en la costa y las corrientes de los arroyos y ríos. Es una sensación de lo más relajante.

Cuando esos ríos y arroyos encuentran un desnivel en su cauce y provocan espectaculares saltos de agua tenemos lo que denominamos cascada. Es tal la atracción que generan que se convierten en auténticos lugares de peregrinaje. Hoy voy a presentar dos que merece la pena visitar. Ideales para una excursión de otoño.

Nacimiento del río Asón

Mi Cantabria infinita no es sólo costa, también tiene un interior digno de descubrir. En el municipio de Soba nace el río Asón, que desemboca en el Cantábrico, y no nace de una forma cualquiera sino que lo hace con una cascada de 70 metros de caída.

nacimiento-del-rio-ason

Para verla de cerca hay que recorrer una ruta que parte desde el pueblo de Asón, en el valle de Soba.El camino no es especialmente largo, es relativamente llano y discurre por un paisaje espectacular, pero, en contra de lo que afirma el común de los mortales, no me parece tan sencillo.

nacimiento-del-rio-ason-paisaje

Acudimos en primavera, una época muy buena porque el río baja con mucho caudal, aunque, al mismo tiempo, ese caudal provoca que no se pueda acceder por el camino más largo y fácil, sino que haya que elegir un sendero más corto y complicado. Tuve que hacer uso de mi muy limitada destreza entre rocas (lo justo para ir lenta cual tortuga, pero sin caerme) para acercarme a la cascada.

nacimiento-del-rio-ason-cascada

Cascadas de Tobera

Si el nacimiento del Asón era una senda más complicada de lo que parecía, aquí tenemos todo lo contrario. Ponemos rumbo a Burgos y, concretamente, al municipio de Frías para descubrir el pueblo de Tobera. En un radio de un kilómetro tenemos múltiples cascadas originadas por el río Molinar. Admito que ni los metros de caída, ni el entorno hacen que sean tan espectaculares como la cántabra, aunque sí que son dignas de verse.

cascadas-de-tobera

Además, Tobera posee la preciosa ermita de Santa María de la Hoz, del siglo XIII y mimetizada con su entorno. Tampoco se puede dejar de visitar el municipio al que pertenece: Frías, la ciudad más pequeña de España. Con sus casas colgadas y su castillo medieval está catalogado, merecidamente, como uno de los pueblos más bonitos del país.

ermita-de-santa-maria-de-la-hoz-castillo-de-frias

Cascadas más salvajes o un poco más urbanas, pero todas ideales para una escapada y desconectar de la rutina.

Port Aventura

Con mi gran afición a los parques temáticos no sé cómo nunca le había dedicado una entrada al mejor del país. Seis son los años que han pasado desde que inauguré este blog y ese es el mismo número de veces que he estado en Port Aventura. Esta cifra ilustra lo que me gusta el complejo tarraconense, al que no dudo en volver siempre que se me presenta la ocasión.

Si en 2012 hablaba de lo impresionada que había vuelto tras mi visita a Disneyland Paris es de recibo que haga un pequeño homenaje a mi querido Port Aventura. Inaugurado en 1995 y situado en los municipios de Vila-seca y Salou, en Tarragona, cuenta con seis áreas temáticas (está claro que es el número que me va a perseguir hoy).

Mi eterna incapacidad para orientarme desaparece sólo en dos situaciones: los mercadillos y Port Aventura. Así, me muevo por el parque como Pedro por su casa y mi cerebro tiene almacenado su mapa.

Empezamos por Mediterránea, que recrea un pueblecito de pescadores del Mediterráneo. Allí encontramos la atracción Furious Baco, que acelera de 0 a 135 km/h en apenas 3,5 segundos. Admito que no es de mis favoritas, ya que me resulta demasiado brusca. En Mediterránea será también donde tengan lugar los dos espectáculos nocturnos previos al cierre del parque: Port Aventura Parade, el clásico desfile con todos los personajes; y FiestAventura, en el lago con llamativas carrozas, luces, fuegos artificiales… Una delicia.

fiestaventura

Seguimos en Polynesia donde el verde de su vegetación lo inunda todo. Su mejor atracción es el Tutuki Splash. Es divertida y, sin ser excesivamente fuerte, te deja empapado con sus bajadas. Su espectáculo más recomendable es Noches de fuego en Tahití, bailes típicos y muchos malabarismos con antorchas.

noches-de-fuego-en-tahiti

No nos desviamos hacia Sésamo Aventura, el área inaugurada en 2011 y centrada en los más pequeños de la casa, y continuamos hasta China. Aquí tenemos dos platos fuertes: el DragonKhan, la montaña rusa más conocida y que alcanza los 110 km/h; y Shambhala, puesta en marcha en 2012 y, en mi humilde opinión, la mejor atracción del parque. El hecho de que el arnés sólo agarre de cintura para abajo consigue que en ciertas bajadas sientas que vuelas. Una sensación única.

dragon-khan-shambhala

Llegamos al México más Maya donde está la caída libre Hurakan Condor y el Diablo: el tren de la mina. No está mal, aunque es más bien un paréntesis hasta alcanzar la mejor zona de todas: el maravilloso Far West.

mexico

Será por mi afición a los Western y a las películas de John Wayne o porque realmente está muy bien ambientado, pero es el sitio donde más tiempo paso siempre. Entre las atracciones destacan dos de agua: los rápidos del Grand Canyon Rapids y los troncos de Silver River Flume; y la montaña rusa de madera Stampida. Además, espectáculos como el Bang Bang West, con tiros y acrobacias, son entretenidísimos.

bang-bang-west

Las calles de Penitence te trasladan al Salvaje Oeste americano y, por supuesto, la única vez que he pernoctado en el parque el hotel a elegir estaba claro: el Gold River.

penitence

Una vez terminado el recorrido principal una recomendación, si ya habéis acudido a Port Aventura y os parece que volver no os puede aportar nada nuevo probad a hacerlo en Halloween o Navidad. En ambas épocas se ambienta todo y se adaptan los espectáculos. Merece la pena verlo.

En 2017 prometen sorprendernos con Ferrari Land (que ya estaba en construcción este verano). Nuevas emociones a toda velocidad. Habrá que ir a experimentarlas…

Lo mejor de 2015

El fin de año y la entrada más clásica de este blog son todo uno. Con la puesta en marcha de esta bitácora, en 2010, inauguré la sana tradición de volver la vista atrás cada fin de año para hacer balance y recomendaciones de lo acaecido durante los últimos doce meses. La idea se repitió en 2011, 2012, 2013 y 2014 y aquí llega la de 2015.

Viajes

No ha sido un periodo de viajes especialmente exóticos, ni que me muriese por hacer. No obstante, siempre es interesante descubrir el lujo de Mónaco, revisitar mis amadas Londres y Madrid, así como Lisboa con sus fados. En verano he disfrutado de las cristalinas aguas y el privilegiado clima que baña las costas del Mediterráneo y del Adriático, desplazándome a Menorca y a la región italiana de La Puglia.

Menorca - La Puglia

Mi periplo más curioso ha sido, sin duda, el Camino de Santiago, que ha supuesto un acercamiento al deporte completado con mis clases de Pilates y otras actividades, como el descenso del Sella.

Libros

He recuperado plenamente mi afición a la lectura y el gran descubrimiento ha sido la primera trilogía neozelandesa de Sarah Lark. Conocía el éxito de esta saga familiar, que combina las aventuras con escenas culebronescas, pero nunca me había adentrado en ella. ‘En el país de la nube blanca’, ‘La canción de los maoríes’ y ‘El grito de la tierra’ no es que se lean rápido, es que se devoran.

En el país de la nube blanca - La canción de los maoríes - El grito de la tierra

Entre las autoras a las que suelo seguir dos títulos a destacar: ‘The love detective’, de Alexandra Potter, que es un auténtico road-trip por la India, y Amigas entre fogones, de Kate Jacobs, que recupera el espíritu de la trilogía ‘El club de los viernes’.

The love detective - Amigas entre fogones

La recomendación navideña viene de la mano de una escritora a la que nunca había leído: Trisha Ashley. Primero ha sido ‘Chocolate shoes and wedding blues’ y después ’12 days of Christmas’. Ambos entrelazan historias del pasado y del presente y narran la vida en rural con personajes excéntricos a la par que entrañables.

Chocolate shoes and wedding blues - Twelve days of Christmas

Conciertos

Las giras ‘Un alumno más’ de Melendi y ‘Rumba a lo desconocido’ de Estopa han servido para volver a ver en directo a los cantantes. Los conciertos, celebrados en el Bizkaia Arena, se caracterizaron por su gran ritmo y su conexión con un público repleto de incondicionales.

Melendi Un alumno más - Estopa Rumba a lo desconocido

Álbum

Pese a que se publicó en 2014, no ha sido hasta este año cuando he tenido tiempo de escuchar con calma ‘La música de tus tacones’ de El Arrebato. Uno de sus mejores discos con canciones muy positivas y alegres. Temas como ‘Enhorabuena’, ‘En el cajero automático’ y ‘A gusto contigo’ son auténticos himnos al crecimiento personal.

El Arrebato - La música de tus tacones

2015 ha sido uno de mis grandes años. No sólo no me ha ocurrido nada especialmente negativo, sino que las buenas noticias han llegado por partida doble. Al 2016 sólo le puedo pedir que siga la misma tónica.

¡Feliz año!

Charlie Brown and Linus