Lo mejor de 2016

El clásico de los clásicos de cada 31 de diciembre ya está aquí: el repaso a lo que ha dado de sí mi 2016 en viajes, libros y música. Pasen y lean.

Viajes

Además de ir un par de veces a la costa Mediterránea y de la escapadita de rigor a mi adoradísima Londres, el año me ha cundido bastante en materia de viajes. Mi estancia en Ginebra me ha permitido visitar la ciudad suiza y ver de cerca el Mont Blanc. Los Alpes son espectaculares y el pueblo de Chamonix tiene muchísimo encanto.

El buen tiempo me ha dejado redescubrir Venecia, que luce mejor con el sol invernal que con niebla y lluvia, y conocer Padova y Verona. Por si fuera poco, 2016 me ha servido para sacarme la espinita y llegar (a la segunda va la vencida) a Ámsterdam. La ciudad es muy agradable, con sus canales y sus barcazas, aunque lo que me ha enamorado han sido sus pueblecitos de alrededor: molinos impresionantes, casitas de pescadores… Una preciosidad.

mont-blanc-venecia-amsterdam

Uno de mis propósitos era cambiar de continente en algún punto del año y lo conseguí, de la forma más inesperada, con un viajecito a la Rivera Maya mexicana. Playas tan impresionantes e idílicas como uno pudiera esperar combinadas con multitud de ruinas históricas. Muy recomendable.

rivera-maya

Libros

Prácticamente he leído lo mismo que en 2015 y entre lo que más me ha gustado tengo dos nuevas recomendaciones de autoras recién descubiertas. ‘Hijas de la luz del Norte’ de Christine Kabus nos traslada al norte de Noruega con dos protagonistas, en dos épocas distintas, cuyas historias va intercalando. Es un poco estilo Sarah Lark, pero con menos giros inesperados y menos culebrón.

‘The teashop on the corner’ de Milly Johnson reúne, alrededor de una adorable tienda/cafetería, a diversos personajes que se enfrentan a puntos cruciales de sus vidas. Muy coral y muy bonita.

hijas-de-la-luz-del-norte-the-teashop-on-the-corner

En el ámbito navideño estoy inmersa en ‘La huella de un beso’ de Daniel Glattauer. Un perro de lo más peculiar será el causante de la unión entre los protagonistas, una pareja que no acaba de encajar en los estándares de lo convencional.

la-huella-de-un-beso

Música

No soy seguidora habitual de Manuel Carrasco, pero tras acudir a su concierto de la gira ‘Bailar el viento’ quedé muy sorprendida con su directo. Suena muy bien, deja ver que es un gran músico y compositor y tuvo un guiño especial con Santurtzi.

Mi querido Melendi acaba de lanzar ‘Quítate las gafas’ y aún estoy empezando a escucharlo. De momento, me gusta lo que voy descubriendo. Buenas letras y el single ‘Desde que estamos juntos’ supone un cambio de estilo total. En primavera vendrá en directo y espero estar allí.

manuel-carrasco-bailar-el-viento-melendi-quitate-las-gafas

En definitiva, 2016 ha sido un año más positivo que negativo. Bastantes viajes a destinos inesperados y cambios vitales para mejor. En cuanto a lo negativo he aprendido que hay personas que es mejor sacar de tu vida y parafraseando a David de María desearles “tanta paz te lleves como calma me dejaste”.

Me despido con una viñeta de Peanuts porque a mí, como a Lucy, a veces tampoco me da la vida.

tira-snoopy

¡Feliz 2017!

De Amores minúsculos y Cabaret

La oferta teatral de Bilbao cada vez es más amplia y no sólo durante la Aste Nagusia. Sin ir más lejos este otoño he asistido a dos obras muy interesantes y distintas entre sí.

Amores minúsculos

En octubre llegó al Campos Eliseos esta comedia romántica basada en un cómic. Jaime es un escritor en busca de inspiración que conoce a Eva, quien revolucionará su vida. Su compañero de piso Nacho es un dibujante que se cruza a menudo en el parque con David. Laura es amiga de Nacho y coincide con el “famoso” Carlos por el que se siente obnubilada.

Tres historias de amor incipientes cuya evolución iremos conociendo. Una trama muy amable, ligera e ideal para los amantes del género.

ImprimirCabaret

El clásico musical protagonizado, en esta ocasión, por Cristina Castaño (‘La que se avecina’) y Alejandro Tous (‘Yo soy Bea’). Se representa hasta el 30 de diciembre en el Arriaga. Pese a su enorme fama no lo había visto aún y tampoco conocía el argumento.

Un cabaret en el Berlín de los años 30 y un mundo de libertad y desenfreno, con personajes sin un rumbo muy claro, que se ve amenazado por la llegada de los nazis al poder. Entretenido y con un regusto un tanto amargo. Recomendable, pero muy lejos de mi adoradísima ‘Wicked‘.

cabaret

De cascadas

No sé qué tienen las masas de agua en movimiento que te dejan hechizado mirándolas. Uno se queda obnubilado observando las olas rompiendo en la costa y las corrientes de los arroyos y ríos. Es una sensación de lo más relajante.

Cuando esos ríos y arroyos encuentran un desnivel en su cauce y provocan espectaculares saltos de agua tenemos lo que denominamos cascada. Es tal la atracción que generan que se convierten en auténticos lugares de peregrinaje. Hoy voy a presentar dos que merece la pena visitar. Ideales para una excursión de otoño.

Nacimiento del río Asón

Mi Cantabria infinita no es sólo costa, también tiene un interior digno de descubrir. En el municipio de Soba nace el río Asón, que desemboca en el Cantábrico, y no nace de una forma cualquiera sino que lo hace con una cascada de 70 metros de caída.

nacimiento-del-rio-ason

Para verla de cerca hay que recorrer una ruta que parte desde el pueblo de Asón, en el valle de Soba.El camino no es especialmente largo, es relativamente llano y discurre por un paisaje espectacular, pero, en contra de lo que afirma el común de los mortales, no me parece tan sencillo.

nacimiento-del-rio-ason-paisaje

Acudimos en primavera, una época muy buena porque el río baja con mucho caudal, aunque, al mismo tiempo, ese caudal provoca que no se pueda acceder por el camino más largo y fácil, sino que haya que elegir un sendero más corto y complicado. Tuve que hacer uso de mi muy limitada destreza entre rocas (lo justo para ir lenta cual tortuga, pero sin caerme) para acercarme a la cascada.

nacimiento-del-rio-ason-cascada

Cascadas de Tobera

Si el nacimiento del Asón era una senda más complicada de lo que parecía, aquí tenemos todo lo contrario. Ponemos rumbo a Burgos y, concretamente, al municipio de Frías para descubrir el pueblo de Tobera. En un radio de un kilómetro tenemos múltiples cascadas originadas por el río Molinar. Admito que ni los metros de caída, ni el entorno hacen que sean tan espectaculares como la cántabra, aunque sí que son dignas de verse.

cascadas-de-tobera

Además, Tobera posee la preciosa ermita de Santa María de la Hoz, del siglo XIII y mimetizada con su entorno. Tampoco se puede dejar de visitar el municipio al que pertenece: Frías, la ciudad más pequeña de España. Con sus casas colgadas y su castillo medieval está catalogado, merecidamente, como uno de los pueblos más bonitos del país.

ermita-de-santa-maria-de-la-hoz-castillo-de-frias

Cascadas más salvajes o un poco más urbanas, pero todas ideales para una escapada y desconectar de la rutina.

Port Aventura

Con mi gran afición a los parques temáticos no sé cómo nunca le había dedicado una entrada al mejor del país. Seis son los años que han pasado desde que inauguré este blog y ese es el mismo número de veces que he estado en Port Aventura. Esta cifra ilustra lo que me gusta el complejo tarraconense, al que no dudo en volver siempre que se me presenta la ocasión.

Si en 2012 hablaba de lo impresionada que había vuelto tras mi visita a Disneyland Paris es de recibo que haga un pequeño homenaje a mi querido Port Aventura. Inaugurado en 1995 y situado en los municipios de Vila-seca y Salou, en Tarragona, cuenta con seis áreas temáticas (está claro que es el número que me va a perseguir hoy).

Mi eterna incapacidad para orientarme desaparece sólo en dos situaciones: los mercadillos y Port Aventura. Así, me muevo por el parque como Pedro por su casa y mi cerebro tiene almacenado su mapa.

Empezamos por Mediterránea, que recrea un pueblecito de pescadores del Mediterráneo. Allí encontramos la atracción Furious Baco, que acelera de 0 a 135 km/h en apenas 3,5 segundos. Admito que no es de mis favoritas, ya que me resulta demasiado brusca. En Mediterránea será también donde tengan lugar los dos espectáculos nocturnos previos al cierre del parque: Port Aventura Parade, el clásico desfile con todos los personajes; y FiestAventura, en el lago con llamativas carrozas, luces, fuegos artificiales… Una delicia.

fiestaventura

Seguimos en Polynesia donde el verde de su vegetación lo inunda todo. Su mejor atracción es el Tutuki Splash. Es divertida y, sin ser excesivamente fuerte, te deja empapado con sus bajadas. Su espectáculo más recomendable es Noches de fuego en Tahití, bailes típicos y muchos malabarismos con antorchas.

noches-de-fuego-en-tahiti

No nos desviamos hacia Sésamo Aventura, el área inaugurada en 2011 y centrada en los más pequeños de la casa, y continuamos hasta China. Aquí tenemos dos platos fuertes: el DragonKhan, la montaña rusa más conocida y que alcanza los 110 km/h; y Shambhala, puesta en marcha en 2012 y, en mi humilde opinión, la mejor atracción del parque. El hecho de que el arnés sólo agarre de cintura para abajo consigue que en ciertas bajadas sientas que vuelas. Una sensación única.

dragon-khan-shambhala

Llegamos al México más Maya donde está la caída libre Hurakan Condor y el Diablo: el tren de la mina. No está mal, aunque es más bien un paréntesis hasta alcanzar la mejor zona de todas: el maravilloso Far West.

mexico

Será por mi afición a los Western y a las películas de John Wayne o porque realmente está muy bien ambientado, pero es el sitio donde más tiempo paso siempre. Entre las atracciones destacan dos de agua: los rápidos del Grand Canyon Rapids y los troncos de Silver River Flume; y la montaña rusa de madera Stampida. Además, espectáculos como el Bang Bang West, con tiros y acrobacias, son entretenidísimos.

bang-bang-west

Las calles de Penitence te trasladan al Salvaje Oeste americano y, por supuesto, la única vez que he pernoctado en el parque el hotel a elegir estaba claro: el Gold River.

penitence

Una vez terminado el recorrido principal una recomendación, si ya habéis acudido a Port Aventura y os parece que volver no os puede aportar nada nuevo probad a hacerlo en Halloween o Navidad. En ambas épocas se ambienta todo y se adaptan los espectáculos. Merece la pena verlo.

En 2017 prometen sorprendernos con Ferrari Land (que ya estaba en construcción este verano). Nuevas emociones a toda velocidad. Habrá que ir a experimentarlas…

Noches de juegos

Los juegos de mesa han vuelto a mi vida. Además de los clásicos, a los que me refería ya en 2011, este año he descubierto algunos nuevos de lo más entretenidos. ¿Qué mejor forma de invertir las noches de verano que echar una partidita?

Dixit

Es muy original y requiere cierta dosis de creatividad. Todos los jugadores tienen seis cartas (que sólo pueden ver ellos) ilustradas con preciosos dibujos. Uno de ellos es el “cuenta cuentos”, que se encarga de poner uno de sus naipes en el medio boca abajo y decir una palabra o frase que le haya inspirado al verlo. El resto elige entre sus cartas la que más se parezca al concepto del narrador y la pone también boca abajo en el medio. Tras barajarlas, se levantan todas y los participantes tienen que adivinar cuál es la del “cuenta cuentos”. El narrador habrá tenido éxito si alguno de ellos, pero no todos, aciertan. La dificultad radica en dar pistas sencillas, aunque no excesivamente simples. Es muy divertido comprobar la lógica que siguen tus amigos a la hora de apostar por un naipe o realizar una descripción.

dixit

Aventureros al tren

En la única partida que he disputado fracasé estrepitosamente. Pese a todo, es un juego de estrategia entretenido. Se reparten cartas en las que se define cuáles serán las rutas ferroviarias entre ciudades europeas que tendrá que construir cada jugador. Las fichas son vagones de tren. Cada participante debe completar sus rutas e impedir que sus adversarios realicen las suyas. Digamos que mis trenes iban rumbo a ninguna parte…

aventureros-al-tren

Sushi Go

Cuqui es la definición perfecta en esta ocasión. Naipes con ilustraciones preciosas y partidas trepidantes. Cada jugador tiene un número de cartas y se tiene que quedar con una (que dejará a la vista) y pasar todo el resto al de su derecha. Las rondas se repiten hasta que todos los naipesencuentran su dueño. ¿Por qué “sushi”? Porque las cartas, que puntúan de forma distinta,muestran distintas especialidades de esta comida japonesa. Nigiris, sashimis, makis… con un poco de wasabi y los básicos palillos. ¡Se me hace la boca agua!

sushi-go

De Pokémon

Hay modas tan fuertes que sobrepasan las expectativasde sus creadores. Las primeras ediciones de los realities ‘Gran hermano’ y ‘Operación triunfo’; las sagas literarias de ‘Harry Potter’ y ‘Cincuenta sombras de Grey’; la Macarena de Los del Río…

La fiebre de este verano se llama Pokémon GO y es un videojuego para móviles que une realidad aumentada con los clásicos personajes de Pokémon.

Pokémon GO

¿En qué consiste? La dinámica es relativamente sencilla. Cada jugador es un entrenador de Pokémon y tiene que irlos atrapando por el mundo gracias a las PokéBall. Hasta aquí nada excesivamente novedoso. La particularidad es la realidad aumentada a la que hacía referencia. Gracias a ella los Pokémon pueden estar, literalmente, contigo. Y lo dice una persona que descubrió un Zubat en su cama.

Zubat

Además, el juego utiliza el GPS del móvil y va recorriendo los lugares por los que camina el usuario.Por allí van apareciendo adorables Pokémon listos para ser atrapados. Un par de conceptos generales más: para conseguir las anheladas PokéBalls (entre otros objetos) se ha de acudir a las Poképaradas, que suelen ser puntos de interés general (museos, colegios, iglesias…); y en la calle también hay gimnasios en los que entrenar a los Pokémon y luchar con otros jugadores.

Pidgey - Meowth

Desde su lanzamiento, el 6 de julio, se han efectuado más de 75 millones de descargas y  las acciones de Nintendo (la compañía que lo ha puesto en el mercado) han subido de valor como la espuma. Puntos como el Central Park neoyorquino y, a la bilbaína, el parque de Doña Casilda y el Arenal están entre los espacios más solicitados por la gran afluencia de Pokémon.

Las anécdotas de gente cazando Pokémon en túneles sólo para vehículos, comisarías de policía… no se han hecho esperar y la Policía se ha visto obligada a advertir de que las normas son para todos.

Clefairy - Jigglypuff

No lo tengo instalado en mi móvil (tampoco sé si mi humilde terminal tendría la capacidad necesaria), aunque reconozco que he atrapado algún Pokémon que otro (las imágenes de este post son capturas que he realizado en el queridísimo iPhone de Sendoa). Si se utiliza dentro de unos límites “normales” es un entretenimiento divertido y novedoso e incluso insta a hacer un poco de ejercicio.

Aún es pronto para saber si la fiebre del Pokémon GO seguirá creciendo o acabará extinguiéndose. Mi máxima ambición por el momento es capturar un Pikachu.

Pikachu Pokémon GO

 

 

Un libro para cada estación

Pese a haber hablado en diversas ocasiones sobre lectura en el blog, nunca había confesado una manía que tengo a la hora de elegir el siguiente libro que voy a leer. Mi rareza es que baso la decisión en la estación del año en la que nos encontremos. Aquí van algunas recomendaciones siguiendo esta particularidad.

Primavera

Las comedias románticas

La primavera es cuando todo florece, se alargan los días, el preludio del deseado verano y las vacaciones… Por eso, me decanto por comedias románticas de esas que sabes, desde el inicio, que tendrán un final feliz. Para hacer un esfuerzo opto por seleccionarlas en inglés, lo que me sirve para mantener el idioma.

La reina de este género es Katie Fforde, a la que hice alusiónhace un par de años con ‘Practically perfect‘. Acabo de terminar ‘Love letters’, sobre un famoso escritor bloqueado y una dependienta de una librería, que sigue su línea ligera y entretenida.

Mi favorita hasta el momento es ‘Wedding season’. En este caso son tres las protagonistas: una organizadora de bodas, una diseñadora de vestidos y una peluquera. El trio se verá inmerso en la temporada nupcial mientras tratan de avanzar en sus vidas privadas.

Wedding season

Verano

Viajes e históricos

La playa es un lugar maravilloso para todo y también para leer. Aprovecho el verano para devorar esas novelas larguísimas cuyo peso impediría andar trasladándolas de aquí para allá en cualquier otra época. Además, como son vacaciones y la mente tiene que descansar un poco, suelen ser en castellano.

En 2015 quedé absorbida por la primera trilogía neozelandesa de Sarah Lark y 2016 será el año de su saga del Caribe. Las vacaciones playeras de Semana Santa me permitieron disfrutar de ‘La isla de las mil fuentes’ y ahora le llegará el turno a ‘Las olas del destino’. Historia, aventura, tramas culebronescas… ¿Qué más se puede pedir?

La isla de las mil fuentes

Otoño

Los clásicos

La tradicional “vuelta al cole” implica adentrarnos en temas más serios. La bibliografía de Jane Austen es pura delicia con ‘Orgullo y Prejuicio‘ y ‘Persuasión’ a la cabeza. ‘Mujercitas’ y ‘Aquellas Mujercitas’ marcaron mi adolescencia, pero mi favorita, sin discusión, es ‘Cumbres borrascosas’. Oscura, enrevesada y magistral. Recomiendo empezar por la traducción al castellano, aunque merece la pena la versión original, porque, pese a ser complicada, se aprecian mejor todos los matices.

Wuthering Heigths

Invierno

Los navideños

Invierno es sinónimo de Navidad. Mis fiestas favoritas del año traen libros en los que sus personajes se enfrentarán a problemas financieros, de salud, amorosos, familiares…, pero con unos villancicos y un bonito abeto no hay reto que no se supere.

12 days of Christmas‘, ‘Christmas in Seattle‘, ‘Recetas y confidencias’ y ‘Navidad en el Cupcake Café‘ son ejemplos del autoinventado género “navideño”. En 2016 tocará ‘Let it snow’, tres historias interconectadas entre sí escritas por John Green, Maureen Johnson y Lauren Myracle.

Let it snow