Archivo de la etiqueta: Everglades

Miami, una ciudad de contrastes

Estados Unidos es un país que me atrae y, pese a eso, sólo había conseguido ir un par de veces a mi querida Nueva York. Esta Semana Santa he aprovechado para poner remedio a este problemilla y he hecho un viaje por Florida con paradas en Miami, los Cayos y Orlando.

La última parte, en Orlando, ha estado centrada en visitar el Centro Espacial Kennedy, situado en Cabo Cañaveral, y Disney World. Han sido tantas las cosas que hemos visto y las experiencias vividas que, en esta entrada, me voy a centrar sólo en Miami.

Miami es la ciudad más poblada del estado de Florida y una de las más populares en EE UU, especialmente para el mundo latino. Hay multitud de series, películas… situadas allí lo que, antes de ir, te da un idea de lo que vas a encontrar.

Personalmente esperaba un ambiente muy latino, con gente de aspecto menos refinado que en Nueva York. Tras visitarla diría que esto es cierto y a la vez no.

Ante todo me ha resultado una ciudad de contrastes, donde unas zonas poco o nada tienen que ver con otras. El centro, o como ellos lo llaman, el Downtown, son enormes rascacielos al más puro estilo neoyorkino. Sin embargo, intentar pasear por esta área es desolador: no había prácticamente un alma.

Downtown Miami

Me habían avisado de que en Miami la gente se mueve en coche. No hay metro y entender cómo funcionan las distintas líneas de buses es una tarea, cuando menos, compleja. Del aeropuerto al hotel no tuvimos problema en llegar, pero movernos por los diferentes barrios de la ciudad nos resultó misión imposible.

Si hablamos de barcos es otra historia. El puerto de Miami es el que mayor volumen de cruceros alberga de todo el mundo. Para muestra algunos de los barquitos que vimos.

Yates puerto de Miami

Allí precisamente cogimos uno, bastante menos lujoso que los de la foto, para hacer un recorrido por las islas y las mansiones de los famosos. No pondría la mano en el fuego porque pertenezcan a las personas que nos dijeron, aunque, sea quien sea el dueño, son espectaculares. En teoría estas son las de Gloria Estefan y Ricky Martin.

Mansiones Gloria Estefan y Ricky Martin

El ambiente latino se palpa en las calles de la ciudad. Sinceramente, hablando sólo castellano puedes sobrevivir tranquilamente porque la inmensa mayoría de los habitantes se defienden en nuestro idioma.

Es especialmente significativa la gran comunidad de exiliados e inmigrantes cubanos. Su presencia es tal que tienen un barrio bautizado Little Havana. Allí todo es más colorido, los señores mayores juegan en grupo al dominó y se come estupendamente, todo un lujo en Estados Unidos.

Little Habana

La zona más conocida es la famosa Miami Beach. Es una isla comunicada con la ciudad y, en palabras de los lugareños, es “la playa”. Con unos arenales kilométricos de agua azul turquesa las calles que las rodean son turísticas y de estilo Art Deco. No hay edificios especialmente altos, no construyen en primera línea de playa y tienen un paseo marítimo perfecto para andar en bici. Tengo que agradecerle a mi amiga Amaia la recomendación de alojarnos aquí porque resultó todo un acierto.

Miami Beach

En Miami Beach encontramos absolutamente todos los tópicos esperables: cochazos impresionantes usados para fardar, silicona por todas partes y mucha gente que va a la playa a exhibirse. Sin embargo, también hay gente de lo más discreta que compensa los excesos de sus compatriotas.

Miami Beach Art Decó

En esta isla está también una calle de tiendas y restaurantes muy recomendable llamada Lincoln Road.

Termino mi visita a la ciudad no sin antes hacer una pequeña pausa en los Everglades, un inmenso parque natural de humedales en el que habitan diversas especies, entre ellas, los temidos alligator. Reconozco que, durante nuestro paseo en barco, no vimos ninguno, pero eso no nos impidió disfrutar de la belleza del paisaje.

Everglades

Y hasta aquí Miami. Prometo volver con más relatos estadounidenses. See you later, alligator.

Anuncios