Archivo de la etiqueta: musical

De Amores minúsculos y Cabaret

La oferta teatral de Bilbao cada vez es más amplia y no sólo durante la Aste Nagusia. Sin ir más lejos este otoño he asistido a dos obras muy interesantes y distintas entre sí.

Amores minúsculos

En octubre llegó al Campos Eliseos esta comedia romántica basada en un cómic. Jaime es un escritor en busca de inspiración que conoce a Eva, quien revolucionará su vida. Su compañero de piso Nacho es un dibujante que se cruza a menudo en el parque con David. Laura es amiga de Nacho y coincide con el “famoso” Carlos por el que se siente obnubilada.

Tres historias de amor incipientes cuya evolución iremos conociendo. Una trama muy amable, ligera e ideal para los amantes del género.

ImprimirCabaret

El clásico musical protagonizado, en esta ocasión, por Cristina Castaño (‘La que se avecina’) y Alejandro Tous (‘Yo soy Bea’). Se representa hasta el 30 de diciembre en el Arriaga. Pese a su enorme fama no lo había visto aún y tampoco conocía el argumento.

Un cabaret en el Berlín de los años 30 y un mundo de libertad y desenfreno, con personajes sin un rumbo muy claro, que se ve amenazado por la llegada de los nazis al poder. Entretenido y con un regusto un tanto amargo. Recomendable, pero muy lejos de mi adoradísima ‘Wicked‘.

cabaret

Pongamos que hablo de Madrid

“Allá donde se cruzan los caminos, donde el mar no se puede concebir, donde regresa siempre el fugitivo, pongamos que hablo de Madrid” cantaba el gran Joaquín Sabina en su disco ‘Malas compañías’ publicado en 1980.

La capital es mi ciudad preferida del país. Aunque a menor escala que Nueva York y Londres, ofrece al visitante una amplia variedad de actividades y, además, tiene un encanto castizo que encandila.

El trabajo ha hecho que periódicamente haya tenido que desplazarme a Madrid, llegando incluso a pasar un mes allí, y al irme siempre me quedo con ganas de más.

Mi última visita estuvo motivada por una celebración para mi buena amiga Mati y supuso el descubrimiento de algunas gratas sorpresas como las que describo hoy aquí.

El monumento

El Templo de Debod

Un viaje al antiguo Egipto desde el centro de Madrid. Este templo, situado cerca de la Plaza de España, tiene una antigüedad de unos 2.200 años y fue un regalo de Egipto a España en 1968 en compensación por la ayuda prestada para salvar los templos de Nubia, que estaban en peligro de desaparición debido a la construcción de la presa de Asuán.

Templo de Debod

Las tiendas

El mercado de Fuencarral

Moda original, española y a precios competitivos. ¿Qué más se puede pedir? Indispensable darse una vuelta para ver las últimas creaciones y tendencias. Entre mis favoritos PepaLoves y Kling.

Mercado de Fuencarral

El restaurante

Alma Llanera

Comida venezolana y también platos peruanos, colombianos y ecuatorianos. Recomendable el plátano frito y las distintas carnes con salsas. Original y delicioso.

Alma Llanera

El musical

Priscilla, reina del desierto

Dos drag queens y un transexual que viven en Sídney se verán inmersos en una auténtica aventura al cruzar el desierto con destino Alice Springs en un autobús llamado Priscilla. Todo ello aderezado con canciones de grandes divas como Tina Turner y Madonna y con espectaculares trajes. Mucho humor y una reflexión sobre la aceptación en la sociedad actual.

priscilla_cartel

Un año de teatro

Mi afición a los musicales ha hecho que, entre 2011 y 2012, haya visto todos los que me interesaban y, a la espera de nuevos estrenos, los he sustituido por el teatro puro y duro. Tras haber asistido a cinco obras como espectadora en lo que llevamos de año puedo afirmar que el teatro me ha conquistado, aunque sigo echando de menos que los personajes canten y bailen.

El cavernícola

Nancho Novo representa esta adaptación del monólogo de mayor permanencia de la historia de Broadway que, en clave de comedia, narra las diferencias entre hombres y mujeres. Divertido, pero más dirigido a un público de mediana edad.

El cavernícola

Miss Fogones Universal

Del centro de Madrid nace la iniciativa Microteatro por dinero que consiste en la representación de cinco obras, de menos de 15 minutos para menos de 15 personas. Las salas son extremadamente pequeñas y prácticamente no hay separación entre los actores y el público, parte del cual se queda de pie. Un concepto novedoso y digno de experimentarse. En cuanto a ‘Miss Fogones Universal’ es muy graciosa y ligera.

Miss fogones universal

La cena de los idiotas

Esta obra francesa, posteriormente adaptada al cine, se ha representado en España desde 2001. Una comedia en la que se demuestra que el idiota oficial al que alude el título no lo es tanto como parece. No me pareció tan hilarante como al resto de la audiencia.

La cena de los idiotas

Mitad y mitad

Pepón Nieto y Fernando Tejero dan vida a dos hermanos totalmente opuestos unidos por una madre inválida y asfixiante. Comedia negra con regusto agridulce a la que sólo se le puede achacar el encasillamiento de sus protagonistas. Así, Tejero, como de costumbre, encarna a un tipo canalla y algo macarra y Nieto a un bonachón, tontorrón. Pese a todo, muy recomendable.

Mitad y Mitad

Una más y nos vamos

Un hombre vestido de Nazareno entra una noche en un bar ya cerrado para preguntar a su dueño si vende pan para hacer torrijas. A partir de aquí surgirá una amistad entre ambos que se prolongará a lo largo de los años y en la que el público comprobará que las vidas de los personajes no eran lo que parecían en un principio. José Luis Gil y Mauro Muñoz dan vida a estos dos amigos en otra comedia agridulce y entretenida.

Una más y nos vamos

Algo nuevo en el horizonte

2012 se acaba y, como en 2010 y 2011, es momento de hacer repaso a lo que ha dado de sí. En mi blog de televisión Finileta he analizado las mejores series de este año y ahora llegan los mejores viajes, musicales, libros, álbumes y conciertos.

Viajes

Durante los últimos doce meses he descubierto multitud de lugares muy interesantes como los paisajes volcánicos de Lanzarote, la virginidad de las Islas Cíes, algunos parajes especialmente rurales de Asturias y Galicia y la Navidad en su máxima expresión en Port Aventura.

Si tuviese que escoger entre mis tres destinos favoritos de los visitados en 2012 serían, en este orden, Suecia, con sus casitas de maderas de colores sacadas de un cuento; Disneyland Paris, donde los sueños se hacen realidad; y Nueva York, que es todo lo que promete y mucho más.

Musicales

También ha sido un año de diez en cuanto a los musicales. Las adaptaciones de los clásicos Disney ‘El rey león’ y ‘La bella y la bestia’ son impresionantes. La puesta en escena de canciones como ‘El ciclo de la vida’ y ‘¡Qué festín!’, respectivamente, transportan al espectador a un universo mágico.

El rey león - La bella y la bestia

Además, he vivido de primera mano la experiencia Broadway, con un repaso a la discografía de ABBA en ‘Mamma Mia!’ y con mi segunda vez como público de ‘Wicked’. En este caso, en un escenario más grande y con una butaca mejor, lo que me ha permitido disfrutar del espectáculo aún más que la primera vez, si cabe.

Mamma Mia - Wicked

Libros

Reconozco que he leído algo menos que otros años. Me ha costado más engancharme a los libros y la llegada del Whatsapp a mi vida me ha quitado tiempo de lectura. Espero enmendarme en 2013.

Entre los libros más interesantes del año han estado las dos primeras partes de la trilogía de ‘El club de los viernes’ (y ‘El club de los viernes se reúne de nuevo’), de Kate Jacobs, en los que un variopinto grupo de mujeres se juntan cada semana, en una pequeña tienda de costura de Nueva York, para tejer e ir desgranando sus vidas. Me queda pendiente la tercera parte ‘La celebración en el club de los viernes’.

Tampoco podía faltar entre mis favoritos ‘La estrella más brillante’, de la irlandesa Marian Keyes, que relata el impacto causado por la llegada de un misterioso visitante a una pequeña comunidad de vecinos de Dublín.

El club de los viernes - La estrella más brillante

Álbumes

Un descubrimiento internacional y unos viejos conocidos a nivel nacional están entre lo más recomendable de 2012.
Jana Kramer, Alex Dupre en ‘One Tree Hill’, se pasa a la canción y ha titulado con su nombre su primer álbum. Temas como ‘Good time comin’ on’ y ‘Goodbye California’ son un exponente de un country alegre y positivo en estado puro.

El dúo maño Amaral publicó en septiembre de 2011 ‘Hacia lo salvaje’ su sexto disco. No lo he escuchado hasta este año, pero letras como las de ‘Cuando suba la marea’, ‘Riazor’ y ‘Robin Hood’ son pura poesía.

Jana Kramer - Amaral

Conciertos

Los grupos en directo ganan o pierden respecto a sus grabaciones. Pese a haber seguido toda la discografía de Estopa, nunca había estado en un concierto suyo. La gira Estopa 2.0 ha sido la primera vez que he visto a los hermanos Muñoz en un escenario en una actuación larga, con un ritmo trepidante e intenso que dejó un estupendo sabor de boca en los asistentes.

Por otra parte, tampoco había presenciado ningún concierto de La oreja de Van Gogh desde que la formación sustituyese a Amaia Montero por Leire Martínez. Sólo se puede decir que han ganado con el cambio de vocalista. Mayor potencia de voz, más simpatía y, sobre todo, más profesionalidad.

Estopa - La oreja de Van Gogh

En definitiva, 2012 comenzó pareciendo un año con poco nuevo en el horizonte y estaciones como la primavera corroboraron esa sensación. Sin embargo, los distintos e inesperados viajes, un verano increíble y diversas novedades otoñales lo han convertido en el preludio de algo nuevo.

Me despido con una reflexión de ‘Alicia en el país de las maravillas’.
¡Feliz 2013!

Alicia en el país de las maravillas

Lo mejor de 2011

Como el año pasado por estas fechas, voy a dedicar mi entrada de este mes a hacer balance del año. Quiero compartir los mejores viajes que he hecho, libros que he leído, discos que he escuchado y musicales y conciertos a los que he asistido en los últimos 12 meses. En cuanto a las películas y series que he visto, publicaré la lista en mi blog Finileta durante los primeros días de 2012.

Si tuviese que definir 2011 diría que no ha sido especialmente positivo, ni negativo. Quizá dentro de un tiempo, al volver la vista atrás, valore con más cariño este periodo, ya que, como bien dice el refrán inglés, “no news is good news”.

Viajes

En un año en el que he viajado menos de lo que hubiera querido, me quedo con dos descubrimientos: las ciudades andaluzas de Granada y Córdoba, a las que tendré que volver para disfrutar de su Semana Santa; y la Toscana italiana, con sus escenarios de película película.

Además de estos dos sitios siempre estará Londres, una ciudad que no importa cuántas veces visites, porque nunca serán suficientes.

Musicales

Es por todos conocida mi afición a los musicales. En 2011 he asistido a tres (dos en Madrid y uno en Bilbao) y, a pesar de que no tienen nada que ver entre sí, todos me han gustado.

‘Los miserables’ es una de las producciones más espectaculares que he visto y cuenta con impresionantes escenas de lucha, con trinchera incluida; ‘Avenue Q’ ofrece una mirada satírica sobre temas como el trabajo, la homosexualidad, el porno y el racismo; y ‘Más de 100 mentiras’, homenaje al maestro Sabina, tiene una trama entretenida y hace las delicias de los fans del artista, ya que no se puede evitar tararear algunos de sus éxitos más radiados.

Libros

Este año me he percatado de que se debería crear un nuevo género literario: el vecinal. Cada vez leo más libros que están ambientados en una escalera de vecinos. Este escenario brinda al autor la posibilidad de desarrollar personajes que no tienen que tener nada en común y es fascinante descubrir cómo interactúan entre sí.

Exponentes de este nuevo género son ‘The girl next door’, de Elizabeth Noble, que comienza cuando una joven pareja británica se muda al Upper East Side neoyorquino; y ‘Quinta Avenida’, de Candace Bushnell, un mordaz retrato de la alta sociedad neoyorquina. En esta línea, acabo de empezar ‘La estrella más brillante’, de Marian Keyes, cuya acción se sitúa en Dublin.

Precisamente es el libro de esta última autora, ‘This charming man’, el que más me ha gustado de los que he leído en 2011. No es fácil escribir sobre un tema tan delicado como los malos tratos, pero Keyes consigue ponerse en el lugar de las víctimas y no crear una novela lacrimógena. Admirable.

Por último, para los amantes de las comedias románticas y la Navidad recomiendo encarecidamente ‘Christmas in Seattle’ de Debbie Macomber.

Álbum

Los últimos meses me han servido para descubrir a dos nuevos artistas: Kate Voegele, que se hizo popular por un papel de cantante en la serie ‘One tree hill’ y cuyo disco ‘Gravity happens’ es una mezcla entre pop y country; y Maldita Nerea, uno de los grupos triunfadores en el panorama nacional.

Canciones como ‘Million dollar soul’, ‘Sunshine in my sky’, ‘Verso acabado. Punto’ y ‘No queda nadie’ merecen ser escuchadas.

Conciertos

Asistí al concierto que ofreció Shakira en su gira ‘Sale el sol’ en San Mamés y salí un poco decepcionada. Los bailes eran muy llamativos, pero eché de menos que interpretase más canciones y un show un poco más largo.

Por el contrario, salí encantada del concierto de Melendi en la Aste Nagusia bilbaína. Siento especial predilección por el cantante asturiano y el espectáculo fue épico. Multitud de temas, interpretados sin ningún descanso, en un recinto en el que no cabía ni un alfiler.

Esto es todo lo que ha dado de sí 2011, para 2012 sólo pido, parafraseando al gran Melendi, que lo mejor de mi pasado sea lo peor de nuestro futuro.

Musicales: el teatro cantado

Últimamente he oído que los musicales están viviendo otra vez su época dorada y que han vuelto a ponerse de moda. Este género teatral, en el que la acción se desarrolla con partes cantadas y bailadas (definición cortesía de la RAE), está en boga y llena auditorios.

Me declaro ‘fan’ absoluta de los musicales. Desde las películas, como la genial ‘7 novias para 7 hermanos’, a las representaciones teatrales. Además, es un género muy atractivo para los jóvenes, a veces, tan reacios a acudir al teatro.
Todo esto me ha hecho hacer un repaso a los musicales que he visto. Me estrené en el género con ‘Grease’, representado en el Euskalduna de Bilbao y con Edurne, ex concursante de ‘Operación Triunfo’, en el papel de Sandy. La experiencia no fue positiva. Las canciones chirriaban en su traducción al castellano y el tipo de lenguaje, intentando imitar la jerga americana, sonaba artificial, por lo que no me convenció.

Sin embargo, mi siguiente experiencia fue totalmente distinta. ‘Hoy no me puedo levantar’, el musical de Mecano ideado por Nacho Cano, me encantó. Recordar las canciones más legendarias del grupo fue estupendo. La historia, en algunos puntos, estaba un poco traída por los pelos, como suele pasar en muchos musicales, pero, en general, reflejaba bien lo que debió de ser la “movida madrileña”.

Tras ‘Hoy no me puedo levantar’ llegó ‘Sweeney Todd’, en un pequeño teatro madrileño. No había visto la película de Tim Burton y la historia me pareció terriblemente divertida y rocambolesca. Los detalles ‘gore’ eran graciosísimos y los actores estaban a la altura de sus papeles.

Durante mi época en Londres quise aprovechar para ver más musicales. ‘Chicago’ fue la primera obra teatral a la que asistí en otro país. Había visto el filme, protagonizado por Richard Gere, Renée Zellweger y Catherine Zeta-Jones, hacía tiempo y tenía una vaga memoria sobre el argumento. Me gustó y una de las claves fue que algunas de mis amigas tenían problemillas para seguir el hilo de la trama, lo que provocó situaciones muy divertidas, que los espectadores de los asientos delanteros no supieron valorar.

‘Wicked’, representado en el Apollo Victoria Theatre, fue mi segunda experiencia londinense y la obra de este género que más me ha gustado. Narra la historia de ‘El mago de Oz’ contada desde la perspectiva de la Bruja del Oeste, la bruja malvada de la conocida historia. La escenografía y el vestuario son impresionantes, pero, sin duda, el argumento, que consigue engancharte, es su punto más fuerte. Las canciones son preciosas y ‘Defying gravity’ es un tema mundialmente conocido. Espero poder asistir otra vez a su representación.

‘Spring awakening’ habla de la sociedad alemana en el siglo XIX. A través de un grupo de jóvenes y sus problemas vitales se reflejan los tabús de la época. Es interesante, aunque demasiado dramática.

Mi última experiencia, por el momento, ha sido ’40 el musical’, donde fuimos muy afortunadas, ya que nuestras entradas se habían vendido por duplicado y nos trasladaron a octava fila. Las canciones son lo mejor de esta obra. Una mezcla del pop actual y de los 90. Imposible no cantar, ya que conocía prácticamente la totalidad de los temas. El argumento es entretenido, pero algo flojo.

Estos son todos hasta el momento. Mientras decido cuál será el siguiente comparto el video de ‘Defying gravity’.