Archivo de la etiqueta: Viajes

Verano de contrastes: de Cádiz a Londres

¿Qué tienen que ver Cádiz y Londres? A priori más bien poco y, sin embargo, ambos eran destinos que ya había visitado y han vuelto a ser los elegidos para mis vacaciones veraniegas de este año.

Admitiré que hubiese preferido un viaje más lejano o exótico, pero, pese a todo, he disfrutado enormemente de ambas y he descubierto múltiples rincones nuevos.

Lograr juntarte con tres amigas de toda la vida para hacer una escapada es, teniendo en cuenta nuestras agendas, prácticamente misión imposible. No obstante, cuando menos planeas las cosas es cuando mejor salen y así surgió, como de la nada, esta idea.

En mi primera visita a Cádiz, en 2014, conocí Conil de la Frontera, Zahara de los Atunes y, muy fugazmente, la capital y el Puerto de Santa María. Este año no he repetido ninguno de los anteriores así que todo han sido novedades.

Nos alojamos en un coqueto apartamento de Rota y desde allí hicimos excursiones a las cercanas Sanlúcar de Barrameda, para degustar sus deliciosas gambas; y Chipiona, donde el monumento a Rocío Jurado fue parada obligada.

Sanlúcar de Barrameda - Chipiona

También nos bronceamos en las playas de Tarifa, entre viento, barros y tablas de windsurf y kite surf; y en las recogidas calas de Roche.

Tarifa

Y disfrutamos de la luz y la puesta de sol del precioso Vejer de la Frontera.

Vejer de la Frontera

Tras Cádiz, pasando unos días por casa, que siempre es necesario, le llegó el turno a Londres, mi ciudad adorada. El verano allí es, como en el norte, imprevisible y en cuestión de días pasamos del calor sofocante al frío otoñal.

Siempre digo, y me reafirmo, que es un lugar con una infinidad de cosas por descubrir. Este año, aparte de los clásicos de siempre, en los que incluso repetimos una tercera vez el musical de los musicales, ‘Wicked’, añadimos una visita al museo de Historia Natural. Sus dinosaurios me resultaron especialmente impresionantes.

Museo de Historia Natural de Londres

Además, vi desde abajo el “pirulí” de la City y descubrí una tienda maravillosa de vestidos, estilo pin-up, llamada Collectif, en Spitalfields Market.

Pirulí de la City de Londres

Para terminar, una curiosidad, nunca me había planteado qué eran estas preciosas casas, ubicadas al lado de Regent St., son, nada más y nada menos, que el centro comercial Liberty. Merece la pena recorrerlo por dentro.

Centro comercial Liberty de Londres

Anuncios

El Camino Lebaniego

Un fin de semana del pasado enero visité, por primera vez, la zona de Potes. Pese a vivir relativamente cerca nunca había recorrido esta preciosa parte de Cantabria. La escapada me sirvió para descubrir un camino hasta entonces desconocido: el Camino Lebaniego.

El Monasterio de Santo Toribio de Liébana celebra, desde 1512, el Año Santo Lebaniego siempre que el 16 de abril, festividad de Santo Toribio, cae en domingo. El honor de celebrar el Año Jubilar, únicamente compartido desde la Edad Media con Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela, es debido a que conserva el trozo más grande de la Cruz de Cristo, el Lignum Crucis. En abril de 2017 ha dado comienzo un nuevo Año Lebaniego.

La Lebaniega, nombre de la credencial, se obtiene tras recorrer los sesenta y tantos kilómetros que separan San Vicente de la Barquera de Santo Toribio de Liébana.

Tras realizar en 2015 los últimos ciento y pico kilómetros del Camino de Santiago, y obtener la Compostelana, el Camino Lebaniego me pareció un plan perfecto. La distancia geográfica nos permitía desplazarnos a San Vicente una mañana de sábado y andar ese día, el domingo y el lunes. Así lo hicimos aprovechando el festivo del 1 de mayo.

Como en todas mis grandes ideas me encanta de rodearme de gente tan entusiasta como yo. En esta ocasión el equipo lo formamos Kris, con la que ya había peregrinado hasta Santiago; Sendoa, que la anterior vez se quedó con las ganas; e Irati, que ha sido todo un descubrimiento en lo que a estar en forma se refiere.

Camino Lebaniego Etapa 1 Peregrinos

He de admitir que, la experiencia, hizo que Kris y yo fuésemos relativamente tranquilas, aunque la realidad demostró que el Camino Lebaniego es bastante más duro que las etapas gallegas. No obstante, la actitud positiva mantenida por el grupo en general fue clave para que continuásemos de buen humor y alcanzásemos nuestro objetivo.

Dividimos las etapas basándonos en el desnivel (dejando menos kilómetros para la etapa con mayor desnivel) y los alojamientos. En la primera recorrimos los casi 30 kilómetros que separan San Vicente de la Barquera de Quintanilla.

El municipio del que es originario Bustamante nos recibió con sol, y así se mantuvo todo el día, lo que agradecimos enormemente.

Camino Lebaniego Etapa 1 San Vicente de la Barquera

Los kilómetros que acompañan la senda fluvial del Nansa son de una gran belleza, aunque nos perdimos (en general es un camino bastante peor indicado que el de Santiago) y acabamos andando más de la cuenta en una etapa de por sí larga.

Camino Lebaniego Etapa 1 Senda Fluvial Nansa

Hicimos la primera noche en Quintanilla en una pensión, en la que también cenamos, desayunamos y descansamos perfectamente. Así, el domingo salimos preparados para la segunda etapa, que llega hasta Cabañes. Y aquí empezaron nuestros problemas…

Prácticamente no dejó de llover en todo el día. Llevábamos chubasquero, pero es terriblemente molesto que no pare de lloverte encima. Además, esto provocó auténticos barrizales en diversas partes del camino.

Camino Lebaniego Etapa 2 Quintana Cabañes

Concretamente, el tramo entre Cicera y Lebeña fue absolutamente infernal. Descrito en la web del Gobierno de Cantabria como “un bosque de robles, hayas con ejemplares milenarios” la realidad es que es una de las partes con mayor desnivel (la etapa en sí tiene más de 1.000 metros de desnivel) y en la que, literalmente, no hay camino, sino que más bien hay que escalar con un precipicio al otro lado. Una joyita.

Camino Lebaniego Etapa 2 Quintana Cabañes 2

Afortunadamente, después de la tormenta siempre llega la calma (como bien canta Alejandro Sanz) y al llegar a Lebeña paró de llover, lo que nos permitió apreciar tanto el pueblo como la iglesia Santa María de Lebeña, construida en el año 925.

Camino Lebaniego Etapa 2 Quintana Cabañes 3

Nos quedaba un último esfuerzo hasta alcanzar Cabañes y el tiempo nos dio una tregua y nos permitió admirar un bonito arcoíris y ver las cumbres lejanas con sus nieves.

Camino Lebaniego Etapa 2 Quintana Cabañes 4

Hicimos noche en el albergue de Cabañes, que estaba saturadísimo de peregrinos lo que nos impidió estar cómodos.

El lunes emprendimos la última etapa. Únicamente eran 13 kilómetros hasta Santo Toribio y el sol volvió a brillar. El paisaje de los Picos de Europa con buen tiempo es una auténtica delicia.

Camino Lebaniego Etapa 3 Cabañes Santo Toribio

No faltaron tampoco alegres animalillos que se nos cruzaban o nos miraban sorprendidos.

Camino Lebaniego Etapa 3 Cabañes Santo Toribio 2

Finalmente, llegamos a la Puerta del Perdón de Santo Toribio de Liébana para encontrarla… cerrada, porque los monjes estaban en su hora de la comida. Esperamos pacientemente y entramos, besamos el Lignum Crucis y recibimos la Lebaniega.

Camino Lebaniego Etapa 3 Santo Toribio de Liébana Puerta del Perdón

Tras nuestra peregrinación si me preguntasen: ¿merece la pena el Camino Lebaniego? La respuesta sería que sí. Sus paisajes son impresionantes, los pueblos por los que pasa son bonitos y la satisfacción de haberlo hecho es grande. Pese a todo hay que estar mentalizados para muchos tramos con un desnivel importante.

Lo mejor de 2015

El fin de año y la entrada más clásica de este blog son todo uno. Con la puesta en marcha de esta bitácora, en 2010, inauguré la sana tradición de volver la vista atrás cada fin de año para hacer balance y recomendaciones de lo acaecido durante los últimos doce meses. La idea se repitió en 2011, 2012, 2013 y 2014 y aquí llega la de 2015.

Viajes

No ha sido un periodo de viajes especialmente exóticos, ni que me muriese por hacer. No obstante, siempre es interesante descubrir el lujo de Mónaco, revisitar mis amadas Londres y Madrid, así como Lisboa con sus fados. En verano he disfrutado de las cristalinas aguas y el privilegiado clima que baña las costas del Mediterráneo y del Adriático, desplazándome a Menorca y a la región italiana de La Puglia.

Menorca - La Puglia

Mi periplo más curioso ha sido, sin duda, el Camino de Santiago, que ha supuesto un acercamiento al deporte completado con mis clases de Pilates y otras actividades, como el descenso del Sella.

Libros

He recuperado plenamente mi afición a la lectura y el gran descubrimiento ha sido la primera trilogía neozelandesa de Sarah Lark. Conocía el éxito de esta saga familiar, que combina las aventuras con escenas culebronescas, pero nunca me había adentrado en ella. ‘En el país de la nube blanca’, ‘La canción de los maoríes’ y ‘El grito de la tierra’ no es que se lean rápido, es que se devoran.

En el país de la nube blanca - La canción de los maoríes - El grito de la tierra

Entre las autoras a las que suelo seguir dos títulos a destacar: ‘The love detective’, de Alexandra Potter, que es un auténtico road-trip por la India, y Amigas entre fogones, de Kate Jacobs, que recupera el espíritu de la trilogía ‘El club de los viernes’.

The love detective - Amigas entre fogones

La recomendación navideña viene de la mano de una escritora a la que nunca había leído: Trisha Ashley. Primero ha sido ‘Chocolate shoes and wedding blues’ y después ’12 days of Christmas’. Ambos entrelazan historias del pasado y del presente y narran la vida en rural con personajes excéntricos a la par que entrañables.

Chocolate shoes and wedding blues - Twelve days of Christmas

Conciertos

Las giras ‘Un alumno más’ de Melendi y ‘Rumba a lo desconocido’ de Estopa han servido para volver a ver en directo a los cantantes. Los conciertos, celebrados en el Bizkaia Arena, se caracterizaron por su gran ritmo y su conexión con un público repleto de incondicionales.

Melendi Un alumno más - Estopa Rumba a lo desconocido

Álbum

Pese a que se publicó en 2014, no ha sido hasta este año cuando he tenido tiempo de escuchar con calma ‘La música de tus tacones’ de El Arrebato. Uno de sus mejores discos con canciones muy positivas y alegres. Temas como ‘Enhorabuena’, ‘En el cajero automático’ y ‘A gusto contigo’ son auténticos himnos al crecimiento personal.

El Arrebato - La música de tus tacones

2015 ha sido uno de mis grandes años. No sólo no me ha ocurrido nada especialmente negativo, sino que las buenas noticias han llegado por partida doble. Al 2016 sólo le puedo pedir que siga la misma tónica.

¡Feliz año!

Charlie Brown and Linus

El Camino

Andar alrededor de 116 km en 5 días puede no ser una gran gesta para el común de los mortales, pero teniendo en cuenta mi recién estrenada relación con el ejercicio, a través del Pilates, para mí ha supuesto todo un reto.

Las últimas cinco etapas del Camino de Santiago, las mínimas para que te otorguen la Compostela, que acredita que lo has realizado “con sentido cristiano”, comienzan en Sarria (Lugo) y culminan en la catedral de la ciudad gallega, situada en la plaza del Obradoiro.

KM 100 El Camino

Los puntos de salida y llegada de las etapas son orientativos, aunque tienden a tener unos 20 km y a realizarse en pueblos medianamente grandes con multitud de alojamientos, restaurantes y servicios como farmacias.

No teníamos mucho tiempo disponible por lo que aprovechamos el primer día para desplazarnos a Sarria y, por la tarde, recorrer la distancia hasta Portomarín, un municipio con mucho encanto cercano al río Miño. Aquí aprendimos la primera lección del Camino: nadie anda por las tardes y descubrimos el recomendable el albergue PortoSantiago, donde ofrecen un trato cercano y amable.

Portomarín El Camino

La segunda jornada es habitual acabarla en Palas de Rey, pero como nos alojábamos en el albergue Abolboreta, en Casanova, hicimos unos 5 km más, lo que nos agotó, aunque nos vino bien para acortar la etapa siguiente. Abolboreta está en mitad de la naturaleza, cuenta con unas instalaciones modernas y sirven una comida casera estupenda. Ideal para desconectar del mundanal ruido.

Albergue A Bolboreta El Camino

Desde Casanova partimos con destino a Arzúa, que no se caracteriza por ser especialmente memorable, y a mediodía paramos en Melide para degustar una deliciosa ración de pulpo con cachelos en A Garnacha.

Pulpería A Garnacha Melide El Camino

El anteúltimo día alcanzamos Pedrouzo y nos quedamos con ganas de haber dormido en Arca, que es bastante más bonito. Un consejo para los futuros caminantes: a la hora de buscar alojamientos suelen ser mejores (por precio, calidad, comodidad…) aquellos que están en pequeñas aldeas cercanas al final de una etapa.

El Camino

Finalmente, alcanzamos la catedral de Santiago tras cinco jornadas de caminatas.

Catedral de Santiago El Camino

¿Es una experiencia que te cambia la vida? Ha sido una de las preguntas más repetidas a mi vuelta. La respuesta es no, quizá porque cinco etapas son muy pocas o porque no creo en que haya nada que te cambie al 100%. Sin embargo, sí que enseña a convivir con el dolor, a explorar tus propios límites y a centrarse en seguir andando, dejando a un lado el resto de distracciones.

Mónaco: lujo e historia

Cochazos y yates por doquier en el segundo Estado más pequeño del mundo (sólo superado por Ciudad del Vaticano). Esta sería una definición perfecta de lo que es Mónaco.

La Semana Santa de este año me ha llevado a recorrer la Costa Azul (Cannes y Niza) y también a visitar el Principado de Mónaco. Las localidades francesas son agradables para los turistas con sus playas, puertos, calles de tiendas y cascos históricos. Todo ello sin olvidar la más que recomendable gastronomía francesa, que no resulta cara para el visitante.

Cannes - Niza

Sin embargo, lo realmente distinto del viaje ha sido el apartado monegasco. Con más de 700 años de independencia a sus espaldas, el Principado resulta muy curioso. Un Estado cuya lengua oficial es el francés (hasta 1860 era el italiano), que cuenta con alrededor de 36.000 habitantes (y 500 policías, la tasa más alta por persona del mundo) y cuya moneda es el Euro, pese a no formar parte de la Unión Europea.

Únicamente hace frontera con Francia, aunque también se sitúa muy cerca de Italia. Es una monarquía constitucional en la que reina Alberto II de la dinastía Grimaldi, que se estableció en 1297 en Mónaco.

El palacio de los Grimaldi merece la pena ser visitado. Por fuera no resulta especialmente ostentoso, pero por dentro es muy llamativo con estancias decoradas con muebles de la época y una audioguía que acompaña al visitante y que contiene un saludo del propio Alberto II, en este caso en un más que aceptable castellano.

La guardia real, denominada Compañía de Carabineros del Príncipe, hace un cambio a las puertas de palacio a mediodía similar al de Estocolmo y Londres.

Palacio de Mónaco y cambio de guardia

Para terminar con el apartado histórico hay que entrar en la Catedral, de confesión católica y en cuyo interior reposan los restos de la Princesa Grace Kelly y de su marido Rainiero III, y pasear por todas las callejuelas con encanto de los alrededores.

Catedral de Mónaco

Junto con su aspecto histórico, la segunda gran característica del Principado es el lujo. Su puerto está plagado de impresionantes yates y es habitual ver multitud de cochazos, muy especialmente cerca del Casino. No soy una experta en motor, pero impresiona estar rodeada de Ferraris y Lamborghinis.

Puerto de Mónaco

Uno de los motivos para que haya tanta riqueza concentrada es que en Mónaco no existe un impuesto de renta sobre las personas, lo que ha atraído a grandes fortunas. Además, este pequeño Estado genera muchos ingresos gracias al turismo; al Casino de Montecarlo, al que lo monegascos tienen prohibida la entrada, y en el que el Gobierno tiene una participación mayoritaria; y a pruebas deportivas como el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, el Másters de Montecarlo y el Rally de Montecarlo.

Casino de Montecarlo

Si estáis por la zona, no dejéis de acercaros a visitar el Principado.

De mercados navideños, ositos viajeros y buses

No es la primera, ni será la última vez que escriba sobre el gran cariño que le tengo a Londres. Si en 2011 descubría algunos de sus rincones menos conocidos y en 2013 proponía un par de planes originales, ahora le ha llegado el turno a la Navidad y a las exposiciones temporales que se pueden disfrutar hasta fin de año en la capital británica.

Winter Wonderland

Atracciones, una pista de hielo, puestos con artículos de decoración y comida… En definitiva, toda una feria dedicada a la Navidad. Está ubicada en Hyde Park, desde el 21 de noviembre hasta el 4 de enero, y la entrada es gratuita.

Cuenta con multitud de visitantes, especialmente durante los fines de semana, y la sensación es la de verse transportado a una de esas ferias del Oeste que nos muestran las películas americanas.

Imprescindible si se quiere disfrutar de unas navidades al más puro estilo londinense en las que también merece la pena ver zonas como Oxford Street, Covent Garden y Sloane Square para admirar sus luces, sus árboles y sus preciosos escaparates. Merry Christmas!

Winter Wonderland

El osito Paddington

Este entrañable personaje es el protagonista de más de una veintena de cuentos escritos por Michael Bond. En ellos se narra la historia de un osito de buen corazón que se traslada desde la selva de su Perú natal hasta Londres, donde será adoptado por la familia Brown.

El primer ejemplar se publicó en 1958 y su éxito ha propiciado que se hayan traducido a más de 30 idiomas, vendiendo más de 30 millones de copias. La BBC ha producido diversas series de dibujos animados y el pasado 28 de noviembre se estrenó la película.

Precisamente con motivo de este estreno, del 4 de noviembre al 30 de diciembre, se han colocado por el centro de Londres 50 estatuas de Paddington. Estas son con las que me topé durante mi visita:

La embajada de Perú ha diseñado estas dos esculturas, situadas en la zona de Soho y cerca de la estación de London Bridge.

Soho - London Bridge

Las orillas del Támesis acogen a un osito “Frágil” (cerca del museo Tate Modern) y a otro shakesperiano (al lado del Shakespeare’s Globe Theatre).

Tate Modern - Shakespeare Bankside

Los puntos más turísticos como Picadilly y Covent Garden no podían quedarse sin su estatua.

Picadilly - Covent Garden

La plaza más pija de todo Londres, Sloane Square, ha sido el lugar elegido para exhibir el oso diseñado por la actriz Sally Hawkins, que en la película interpreta de Mrs. Brown. El más londinense de todos tenía que estar en la estación de la que toma nombre el personaje.

Sloane Square - Paddington

Buses

2014 es el “año el bus” y, para conmemorarlo, el Museo del Transporte ha expuesto, desde el 20 de octubre, 60 esculturas por toda la ciudad. Me encontré con siete de distintos estilos:

Floreados

Autobuses floreados

Underground

Autobuses underground

En la zona del río

Autobuses río

Y el más británico

Autobus británico