De compras en Londres

No es la primera vez, ni será la última, que dedico una de mis entradas a la capital del Reino Unido. Londres es una de las ciudades más atractivas del mundo. Un sinfín de culturas unidas y de planes para hacer y gente por conocer.

Hoy voy a centrarme en uno de esos placeres confesables que ofrece: las compras, haciendo un repaso por algunos de mis establecimientos favoritos. Antes de comenzar un pequeño aviso para navegantes, cualquiera que me conozca un poco sabe que los mercadillos son mi perdición. Es herencia de mi abuela con la que recorrí, desde bien pequeña, los distintos puestos del de Oriñón. Por tanto, todas las tiendas que descubriremos hoy están ubicadas en mercadillos.

Portobello Road

Ya lo decía la canción de ‘La bruja novata’ (una película un tanto ninguneada del universo Disney) en Portobello Road “se compra y se vende hasta el sol“. Esta calle, ubicada en la maravillosa zona de Notting Hill, es una parada obligada para cualquier turista.

Empezamos por el número 131 y ‘The blue door’. Es una tienda de regalos, con souvenir típicos, pero, lo que realmente enamora son los carteles con las frases más variopintas para colgar en nuestros hogares. Una auténtica delicia. Aquí tenéis algunos que ya habitan en mi casa.

The Blue Door - Portobello Road -  Nahia Nebra.jpg

El recorrido lo acabaríamos en ‘Oxfam bookshop’, ubicada en el número 170. Una gran variedad de libros de segunda mano a precios irrisorios y, además, aportando un granito de arena a una buena causa. No hay viaje en el que no acabe con más de cinco adquisiciones. Una tienda donde pasar horas y horas.

Candem

Sé que es uno de los favoritos de los turistas, aunque confieso que, en ocasiones, me abruma la cantidad de gente y la agresividad de algunos comerciantes.

Llega el momento de ver ropa y dónde mejor que en ‘Collectif‘, en el 36 de Camden’s Stables Market. Ofrecen multitud de prendas estilo vintage. Sus precios no son especialmente baratos, pero, en rebajas, hacen buenos descuentos. Vestidos favorecedores y originales.

Colectif Canden Nahia Nebra

Covent Garden

No podemos terminar sin hacer una parada en una de mis partes favoritas de la ciudad. Ubicada en pleno centro hay restaurantes, bares donde tomar algo, comercios… y un ambiente extraordinario.

Antes de llegar al mercado, en el 5-6 de James St., encontramos la papelería sueca ‘Kikki. K‘. No tiene aún establecimientos en España, cuenta con diseños limpios y difunde mensajes positivos.

Kikki K Covent Garden Nahia Nebra

En la planta baja del propio mercado está ‘Sass & Belle‘. Vende objetos de decoración, como este adorable cojín con forma de búho. Su transporte me salió carísimo porque tuve que acabar facturando la maleta. Problemillas derivados de comprar en Londres.

Sass & Belle Covent Garden Nahia Nebra

No quiero desaprovechar la ocasión de que veáis con qué cuidado miman sus escaparates en la capital británica. Cualquier ocasión es buena para que creen auténticas preciosidades y ¿qué mejor excusa que la boda del príncipe Harry? Las tiendas que aparecen en la foto son ‘Collectif’, la adorable ‘Cath Kidston‘ y ‘El Ganso‘.

Escaparates Londres boda Megan y Harry Nahia Nebra

Anuncios

Irlanda

“Al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver”, dice Sabina en ‘Peces de ciudad’. Sin embargo, contradiciendo su consejo, he vuelto a Irlanda tras vivir allí, hace diez años, los que fueron unos de los mejores tres meses de mi vida.

Fue una experiencia laboral y, sobre todo, vital totalmente enriquecedora. Tuve la enorme suerte de conocer a un grupo de personas, que se convertirían en mis amigos, con una mentalidad abierta, tolerante y una forma sencilla de ver las cosas.

Una década más tarde seguimos unidos y, aunque no son el grupo que más a menudo veo, me siento muy cómoda con ellos y la comunicación sigue siendo igual de sencilla que siempre.

Así pues, cuatro de nosotros decidimos embarcarnos en un periplo para redescubrir Irlanda. ¡Y vaya si lo conseguimos!

Irlanda del Norte

En 2008 me quedé con ganas de visitar la ‘Calzada de los gigantes’. Patrimonio de la humanidad desde 1986, esta área de columnas de basalto tiene una curiosa leyenda. Un gigante irlandés y uno escocés se llevaban muy mal y se tiraban rocas el uno al otro. Tantas rocas se tiraron que formaron un camino de piedras sobre el mar. Entonces, el escocés decidió recorrer el camino para pelear con su adversario. Cuando llegó, la mujer del irlandés, viendo que su tamaño era mucho mayor que el de su marido, decidió vestirle de bebé. El escocés, al ver el tamaño del niño, salió huyendo, pensando que su padre sería inmenso, y pisó muy fuerte las rocas para hundirlas en el mar.

Calzada de los Gigantes

Otro punto digno de ver en la zona es el puente de colgante de cuerda de Carrick-a-rede. Abstenerse aquellos que sufran de vértigo, pero las vistas de la costa, una vez pasado el mal trago, son absolutamente impresionantes.

Carrick-a-rede

Donegal

En el condado de Donegal conocimos los acantilados de Slieve League. El agua parece negra desde arriba. Merecen la pena, pero sólo si ya has visto los de Moher. Además, nos perdimos para acceder y acabamos subiendo a un maravilloso monte con viento helador y niebla. Toda una experiencia, sin duda.

Slieve League

Galway

En las inmediaciones de esta ciudad costera, con mucho ambiente universitario, se sitúan estas casas tan curiosas.

Casas Galway

Bandon

A partir de aquí, el resto del viaje consistió en revisitar zonas que ya conocíamos. Empezando por Bandon, un pueblecito cercano a Cork, en el que estuvimos formándonos las tres primeras semanas tras llegar.

Mentiría si dijera que volver no me produjo una sensación agridulce para la que no estaba del todo preparada. Una mezcla entre alegría y nostalgia, por los momentos felices vividos. El pub O’Hara’s y su biblioteca, dos de nuestros puntos de encuentro, seguían igual diez años después.

Bandon biblioteca y O'Hara's

Dublín

Tras unos días en Cork llegamos a nuestro destino final: Dublín, donde, hace una década, realicé prácticas en la revista ‘Consumer Choice’ de la Asociación de Consumidores Irlandeses.

Dublín seguía tal y como la habíamos dejado y me fue relativamente sencillo orientarme por el centro, exceptuando el pequeño detalle de la estatua de Molly Malone, que me la habían movido de sitio.

Mi parque predilecto, St. Stephen’s Green, y la calle de tiendas, Grafton St., continuaban tan bulliciosas como siempre.

Grafton St

Un fuerte resfriado me impidió disfrutar al 100% de la ciudad, aunque redescubrí mucho más ambiente del que recordaba. Multitud de música en directo en los pub, con intérpretes más que notables.

Temple Bar

Y por fin entré en la famosa biblioteca del Trinity College y debo admitir que con lo que se ve desde la tienda, no merece la pena pagar la entrada.

Trinity College

En definitiva, un viaje distinto en el que se mezclaron nuevos descubrimientos con miles de recuerdos muy gratos.

Persuasión

Hay libros que no te cansas de leer y releer y, entre ellos, se encuentra ‘Persuasión’. La última novela de Jane Austen, publicada a título póstumo, es una auténtica joya y, sin embargo, es relativamente desconocida comparada con otros títulos de la autora, como la maravillosa ‘Orgullo y prejuicio’, ‘Sentido y sensibilidad’ y ‘Emma’.

Persuasión - Jane Austen

Es una novela algo más pausada y un tanto más melancólica que otras obras de Austen. Su protagonista es Anne Elliot, que proviene de una familia noble y, a sus 27 años, es considerada una solterona para la época.

La familia Elliot está compuesta por sir Walter Elliot, el padre, un hombre vanidoso y derrochador que ha dilapidado la fortuna familiar y cuya única preocupación es rodearse de gente de alta alcurnia y mantenerse joven. Sir Walter enviudó pronto y se quedó a cargo de sus tres hijas, a las que crio con la ayuda de una amiga viuda de su mujer, lady Rusell.

Elizabeth, la mayor, está hecha a su imagen y semejanza; luego viene la sensible Anne, a la que su familia ningunea; y, por último, Mary, una hipocondriaca un tanto histérica casada con Charles Musgrove, un señor rural de la zona.

Escenas Persuasión - Jane Austen

Con 19 años Anne se enamora de Frederick Wentworth, que le corresponde y le pide matrimonio. No obstante, ante la oposición de su familia y persuadida por lady Rusell, a quien quiere como a una madre, rechaza la proposición debido a la condición social de Wentworth, inferior a la de los Elliot.

Ocho años después, los caminos de Anne y Frederick volverán a cruzarse cuando la familia Elliot se vea obligada a alquilar su mansión a un cuñado de Wentworth.

Para entonces Frederick Wentworth ha ascendido a capitán de la marina y es un hombre de fortuna por el que los años no han hecho mella. Anne Elliot, por su parte, ha perdido la lozanía de la juventud y el desengaño amoroso la ha sumido en un estado de melancolía.

¿Podrá Frederick superar ese rechazo y volver a sentir algo por Anne? ¿Será ella capaz, en esta ocasión, de guiarse sólo por su propio instinto?

Persuasión dibujo - Jane Austen

Mientras la pareja avanza en su relación la autora nos presenta multitud de personajes secundarios que harán las delicias de los lectores y que reflejan la sociedad de la época. La adorable familia Musgrove, mucho menos clasista que los Elliot; la viuda Smith, que nos demuestra que en aquella época las mujeres tenían poco poder de maniobra sin un hombre para que gestionara sus asuntos; el matrimonio Croft, con unos roles muy bien definidos; y los Harville, siempre dispuestos a echar una mano.

Persuasión todos los personajes - Jane Austen

Toda una oda a las segundas oportunidades que no os podéis perder.

El universo Star Wars

A principios de 2016, tras el estreno de ‘El despertar de la fuerza’, el episodio VII de ‘La guerra de las galaxias’, visité por primera una exposición dedicada a esta saga en Bilbao.

Dos años y dos películas después, y admitiendo que ‘Rogue One’ no me convenció del todo, he acudido a ver ‘El universo Star Wars’, en el Museo Rialia de Portugalete.

Allí, me he encontrado con personajes míticos de ‘La guerra de las galaxias’, como el maestro Yoda y la princesa Leia.

También con secundarios muy queridos, como R2-D2, que sale muy favorecido con el Puente Colgante de fondo, y BB-8.

Además de con adorables peluchitos, como un Chewbacca muy achuchable y los monísimos Ewoks.

Entre las cosas más originales están los muñequitos funko pop, que cada vez están más en auge.

Sin embargo, lo que se lleva el premio a la creatividad es ver a la familia Disney convertidos en aventureros galácticos.

Hasta el 28 de febrero, y por el módico precio de 2 euros por persona, podréis disfrutar de esta recomendable exposición.

Me despido con un poster de Anakin Skywalker y Amidala, la historia que precipitó todo. ¡Que la fuerza os acompañe!

Harry Potter the exhibition

Pocas veces una exposición ha suscitado tanto interés como ‘Harry Potter, the exhibition’. Inaugurada en Madrid, el pasado 18 de noviembre, estaba previsto que terminase a principios de enero, pero, ya antes de su inicio y debido al enorme éxito de venta de entradas que estaban teniendo, sus organizadores decidieron prorrogarla hasta el 2 de abril.

La muestra ya había congregado a cinco millones de visitantes en su paso por ciudades como Nueva York, Shanghái, París, Bruselas, Seattle y Sídney y, hasta el momento, ha reunido a más de 250.000 personas en Madrid.

Una de las grandes ideas para darla a conocer ha sido colocar cuatro esculturas con diferentes objetos en el centro de la ciudad. Me gustó especialmente la del sombrero seleccionador.

Tras haber leído todos los libros de Harry Potter (reconozco que no he visto las películas), tuve la oportunidad de adentrarme en el universo mágico acompañada por mis amigos Carlitos y Dani.

Uniformados con gafas a imagen y semejanza del propio Harry y con camisetas relacionadas con la saga (Primark ha tenido una idea sensacional desarrollando todo tipo de merchandising a precios competitivos) acudimos a Ifema dispuestos a dejarnos sorprender.

¿Qué nos encontramos? Lo primero de todo gente, muchísima gente. Pese a tener una hora de entrada eso no te libra de las colas. Llegamos justísimos (gracias a mi enorme puntualidad) y, aún así tuvimos que esperar más de media hora porque iban con retraso. Una vez dentro la gente también resultaba agobiante y dificultaba acercarse a ver determinadas cosas.

Quitando este inconveniente hay que reconocer que es una muestra muy completa con multitud de objetos del mago, sus amigos, sus enemigos… divididos en distintos escenarios.

Entre las partes que más llamaron mi atención destacan la cama de Harry Potter y su túnica.

También objetos míticos como la capa de invisibilidad, la Copa de los Tres Magos y las grageas de sabores que van desde los clásicos de limón y sandía, hasta los asquerosos como vómito y huevo podrido. He probado algunas y están muy logradas.

Descubriremos a criaturas fantásticas que habitan el Bosque prohibido como el hipogrifo Buckbeak, la acromántula Aragog y un dragón.

Y podremos practicar quidditch, eso sí, sin montar en la escoba.

Por último, no podía faltar la zona oscura con los mortífagos y Voldemort. Los carteles de ‘Wanted’ nos sirven para recordar que, en un tiempo oscuro, hasta Harry Potter fue considerado un enemigo a batir.

En definitiva, una exposición muy completa, ideal para toda la familia y que te lleva de vuelta al universo de Hogwarts. Probablemente ahora, que ha pasado el boom inicial, pueda visitarse con más tranquilidad.

Lo mejor de 2017

Otro año que acaba y ya estoy centrada en los propósitos para un 2018 que promete. Sin embargo, antes toca echar la vista atrás y repasar lo que ha dado de sí un 2017 que quizá no sea especialmente memorable en comparación con sus predecesores, pero que sí deja un regusto más que positivo.

Viajes

Uno de mis objetivos para 2017 era cruzar el charco y estoy orgullosa de haberlo conseguido. El viaje a Miami, pasando por los Cayos y visitando la NASA y mi adorado Disney World, ha sido inolvidable. No me olvido que os debo una entrada específica sobre el mágico mundo de Mickey Mouse y sus amigos.

Disney World

El resto del año no ha sido tan espectacular en este sentido, aunque no puedo dejar de mencionar mi escapada a Ibiza y Formentera, con sus playas paradisíacas; el redescubrimiento de Cádiz con sus pueblos blancos y sus arenales interminables; los días pasados en mis adoradas Londres y Madrid; y la experiencia vital que supuso el Camino Lebaniego.

Además, tengo que añadir que 2017 me ha servido para redescubrir Barcelona, esa ciudad que siempre veía mal y corriendo. Su barrio gótico y la zona de Born me han encantado.

Formentera - Barcelona

Música

Mi querido Melendi siempre es un acierto en directo y no defraudó en la presentación de su álbum ‘Quítate las gafas’. El que no me convenció del todo fue El arrebato, en su recital en el teatro Barakaldo, no es el formato más adecuado para su tipo de música.

Cumplí una de mis ilusiones acudiendo en Madrid al concierto de Cadena 100 con multitud de artistas de primer nivel y no pude resistirme a ver, por tercera vez y en compañía de mi amiga Sandra todas ellas, ‘Wicked’, el musical de los musicales.
En este ámbito otra grata sorpresa fue ‘Cabaret Chihuahua’ una obra original, novedosa y que atrapa al espectador con su ritmo, su temática y sus canciones.

Cabaret Chihuahua

Libros

He leído prácticamente lo mismo que en 2016, una cantidad más que digna. Entre lo más recomendable ‘Summer at shell cottage’, de Lucy Diamond, que me ayudó a recordar la importancia del perdonar al resto para poder estar en paz con uno mismo.

Menos profundo, aunque más aventurero y con mucho ritmo es ‘Mar abierta’, de María Gudín, como todas sus obras bien documentada, ágil y una buena forma de acercarse a algunos pasajes históricos menos conocidos.

Summer at shell cottage - Mar abierta

Como estamos en plenas fiestas estoy inmersa en la lectura navideña anual. En 2017 ha tocado ‘Last Christmas’ de Julia Williams, cuatro personajes y sus vidas en torno a un pequeño pueblecito. Hay tres libros más tras este así que tengo entretenimiento para unos años.

Last Christmas

Me despido con un poco de humor y Garfield en estado puro y os deseo un muy ¡feliz 2018!

Garfield

Zorionak Guggenheim!

“Que veinte años no es nada” cantaba Gardel y dos décadas son, precisamente, las que ha cumplido el museo más famoso de todo Bizkaia. No sé si es muy exagerado decir que el Guggenheim puso a Bilbao en el mapa a nivel internacional, pero lo que sí se puede afirmar es que se ha convertido en un símbolo de la regeneración de una urbe y de una comarca.

En estos meses, en los que los cierres o las situaciones muy graves de diversas empresas históricas vascas inundan las páginas de nuestros periódicos, es esperanzador recordar que hay proyectos que no sólo funcionan, sino que su efecto tractor es tal que son capaces de cambiar la percepción general sobre un lugar.

Guggenheim Bilbao XX

He de admitir que no recuerdo el Bilbao pre-Guggenheim. La inauguración del edificio me pilló en plena adolescencia y mi día a día estaba mucho más ligado a Portugalete que a la capital vizcaína. Sin embargo, sí que he visitado, en diversas ocasiones, el museo tanto para ver sus exposiciones, como para acudir a diversos actos.

Richard Serra Guggenheim Bilbao

Imposible olvidar, por poner un par de ejemplos, la gala de los premios de Punto Radio a la que asistimos como alumnos del Máster de El Correo; ni el arte moderno, a la par que comprensible, de la muestra de Jeff Koons.

Exteriores Guggenheim Bilbao

Para festejar el aniversario, además de regalar entradas y transporte gratis para todos los vizcaínos, disfrutamos de ‘Reflections’ un impresionante espectáculo de luces que hizo que el Guggenheim se viese como nunca antes. Sólo tengo un pero que ponerle y es su terrible organización para la entrada y salida de los asistentes.

Guggenheim Bilbao espectáculo

Espero que estas dos décadas sean el inicio de muchas otras y que Bizkaia siga generando proyectos tan atractivos. Todo esto sin olvidar que ya tenemos unas cuantas joyas culturales en el Territorio, entre las que destaca, especialmente, mi querido Puente Colgante de Portugalete, Patrimonio de la Humanidad.