Lo mejor de 2020

Decir que 2020 ha sido un año raro es quedarse muy corto. Si en enero, y embarazada de siete meses, me dicen que voy a estar confinada en mi casa, que no voy a poder viajar prácticamente a ningún sitio y que la mascarilla se va a convertir en un accesorio indispensable, no me lo hubiese creído.

Admito que era tan sumamente incrédula que, un par de días antes de que nos confinasen, no pensaba que fuera a suceder.

Sin embargo, no todo ha sido negativo. La llegada del bebé ha supuesto, como ya esperábamos, más trabajo, dormir menos y adaptar las rutinas, pero merece la pena al verle tan divertido y sonriente.

Además, aunque más cercanos y diferentes, sí que ha habido viajes y, por supuesto, no han faltado libros, música y nuevas experiencias.

Viajes

La calma y los inmensos arenales de Fuerteventura me han conquistado, convirtiéndola en mi favorita de las islas Canarias.

Por otra parte, nunca es tarde para seguir descubriendo una Cantabria que, como reza el eslogan, es infinita.

Fuerteventura - Nahia Nebra

Libros

Ha sido un año de libros distintos e interesantes y también de reencuentros con sagas míticas. Dedicaré un par de entradas, en 2021, a recomendar lo que más me ha gustado.

Como pequeño adelanto os dejo este collage con las principales portadas en las que veréis a mi querida Sarah Lark, el inicio de ‘Las siete hermanas’ de Lucinda Riley, una visión actual sobre las mujeres musulmanas modernas y a la escritora vasca Alaitz Leceaga.

Libros 2020 - Nahia Nebra

Musicales

No diría que es estrictamente un musical, sino más bien un repaso a las canciones de Mecano con coreografías y escenografías cuidadísimas. ‘Cruz de navajas’ es para fans del trío y me emocionó, tanto por el espectáculo en sí, como por volver a visitar un teatro tras tantos meses sin poder pisarlo.

Cruz de navajas - Nahia Nebra

Me despido de 2020 para dar la bienvenida a un 2021 que se presenta con una reforma integral, con mudanza incluida, pero no quiero decir adiós sin recordar uno de los momentos cumbre del año: montar en globo.

¿Cuándo? ¿Dónde? Nada más y nada menos que en la boda de mi amiga Fran, en el castillo de Arteaga. Casarse en 2020 ha sido un desafío continuo y, a la vez, un acierto total. Sobre todo, por ellos, que lo disfrutaron al máximo, y también por nosotros como invitados, porque nos hizo recordar la importancia de celebrar y nos acercó, aunque fuese por un ratito, a la ansiada normalidad.  

Globo - Nahia Nebra

¡Feliz 2021! ¡Te esperamos normalidad!  

Descubriendo Fuerteventura: playas vírgenes y mucha calma

Que 2020 no es el año de viajeros es una obviedad. Recientemente, Nuria Roca compartía esta reflexión en Instagram:

“Estoy nostálgica de viajar, de coger un avión, de cruzar el charco, de aterrizar en NY… Me ahoga pensar que tenemos que estar quietos, que no podemos movernos y que si lo hacemos no vale la pena… Ojalá todo esto pase pronto y nos podamos tomar la revancha… ¡Ánimo a todos en este puente! Si ahora mismo me preguntan qué es lo que más desearía, ¡sería estar en NY!”

Sustituyendo NY (a la que tampoco me importaría volver) por Londres suscribo sus palabras y la sensación de “ahogo”. Sé que lo más importante ahora es la salud y seguir las pautas que marcan los expertos, pero los meses se hacen largos y cada vez se ve más lejos la ansiada vuelta a la “normalidad” (o a lo que antes considerábamos normal, al menos).

Sin embargo, no todo va a ser negativo y 2020 al menos sí me ha traído una pequeña escapada a una de las islas Canarias que no conocía: Fuerteventura.

Tras visitar Tenerife, Lanzarote y Gran Canaria tenía muchas ganas de descubrir qué tenía que ofrecer este enclave. Además, ha sido la primera vez que viajamos con bebé y su primer vuelo, así que las novedades eran muchas.

No sé si ha influido que es el primer y único viaje de 2020 o hubiese ocurrido de cualquier forma, pero se ha convertido en mi destino favorito de Canarias.

Playas interminables y vacías, paisaje volcánico y desértico, dunas de gran altura e incluso arena que simula palomitas convierten a Fuerteventura en un auténtico paraíso

El ritmo con un bebé (al que los vuelos le encantaron tanto que no pudo parar de moverse) es más lento que el de dos adultos solos y tampoco íbamos muchos días, por lo que decidimos concentrar los desplazamientos y dejar cosas para ver en posteriores visitas.

Nos hospedamos en Caleta de Fuste, muy cerca del aeropuerto y más o menos en la mitad de la isla para poder conocer el Norte y el Sur.

Dedicamos una jornada a las playas de Jandía, concretamente a la de Sotavento, que no está tan al Sur y que forma parte de Costa Calma.

Playa de Sotavento - Fuerteventura - Nahia Nebra

Accedimos al lado de un hotel Meliá y paseamos unas horas. No nos encontramos prácticamente con nadie y el paisaje impresionaba por su soledad y magnitud.

Dejamos el Norte para otra jornada en la que vimos la famosa Popcorn beach, cuya arena está compuesta por coral blanco. En las fotos es cierto que parecen auténticas palomitas de maíz, aunque en directo la similitud es menor.

Popcorn Beach - Fuerteventura - Nahia Nebra

Finalizamos nuestro día norteño en el Parque Natural de Corralejo, conocido por sus enormes dunas. Entramos a la playa tras dejar el hotel Riu unos kilómetros atrás y también estuvimos prácticamente solos. Es muy recomendable recorrer la carretera que atraviesa el parque porque permite admirar el exótico paisaje.

Dunas de Corralejo - Fuerteventura - Nahia Nebra

Fuerteventura es un remanso de paz y tranquilidad al que quiero volver para descansar, desconectar y seguir descubriéndolo.

Más playas:

Cantabria infinita: un laberinto, un mamut, un bosque de secuoyas y el nacimiento del Ebro

A los amantes de los viajes nos ocurre, en ocasiones, que conocemos rincones por todo el planeta y, sin embargo, nos quedan por descubrir los más cercanos. Este es un año ideal para hacer escapadas de proximidad y poner remedio a esas carencias.

Mi Cantabria infinita siempre sorprende y ofrece originales planes.

Laberinto de Villapresente

Inaugurado en 2017 es, con sus más de 5.600 m2 de superficie, el laberinto más grande de España. Un entramado de cipreses en el que se pueden dar vueltas sin fin. El objetivo es sencillo: llegar al centro y luego a la salida, situada al lado del inicio. Sin embargo, es meterte dentro y no saber dónde estás…

Lo visitamos en un día lluvioso, lo que hacía que el terreno estuviese embarrado. Hicimos relativamente rápido la primera mitad, pero luego no había forma de encontrar la salida. Admito que no me agobié y me dejé llevar por las indicaciones del resto, porque mi nulo sentido de la orientación me impidió aportar ningún tipo de ayuda.

Acudimos con amigos y con el perro y el niño (es más cómodo llevarles en mochila que con el carrito) y constaté, una vez más, que mi querido Link no serviría como can de rastreo.

Es una experiencia original y te hace sentir como Alicia en el País de las maravillas.

Laberinto de Villapresente - Nahia Nebra

Mamut de Rasines

Hasta este año no sabía que existía el pueblo cántabro de Rasines. No obstante, nada como que mis amigos Carlitos y Dani se hayan mudado allí para haber descubierto este tranquilo municipio.

Uno de sus principales atractivos es el parque paleolítico de la cueva del Valle. En el mismo, además de la citada cueva, hay una reproducción de un mamut a escala real. Un paseo cómodo y un plan distinto.

Mamut Rasines - Nahia Nebra

Bosque de secuoyas

No hace falta ir a California para admirar las altísimas secuoyas. Cabezón de la Sal también tiene su propio bosque.

Compuesto por unos 800 ejemplares fueron plantados en los 40, ya que se consideró que, con su rápido crecimiento, surtirían de madera a la industria local. Sin embargo, no se talaron y en 2003 el área se declaró Monumento Natural.

Algunos ejemplares alcanzan los 36 metros de altura y hay un paseo muy agradable y no muy duro que se puede dar por las inmediaciones.

Bosque de secuoyas Cabezón de la sal - Nahia Nebra

Nacimiento del Ebro

El río más largo y caudaloso de España desemboca en el Mediterráneo, pero nace en las montañas cántabras. Concretamente en Fontibre, cerca de Reinosa.

Me esperaba algo más espectacular del enclave y el paseo de las inmediaciones es bastante corto, aunque merece la pena descubrir donde se inicia ese río que luego te encuentras en lugares como Castilla y León, La Rioja, Euskadi, Navarra, Aragón y Catalunya.

Nacimiento del Ebro - Nahia Nebra

Más planes cántabros:

La historia de la navegación con Playmobils en el Itsasmuseum

La asignatura de Historia, abordada con técnicas de estudio tradicionales, puede convertirse en complicada y aburrida para los más pequeños. Reflejarla a través de formas más visuales, distintas y originales consigue acercarla y hacerla más atractiva.

Eso es lo que ha hecho el Itsasmuseum (Museo Marítimo) de Bilbao con la exposición “La Historia de la navegación a través de Playmobil.  Dirigida a niños, y no tan niños, repasa las distintas embarcaciones que el ser humano ha creado desde la Preshistoria hasta la actualidad.

Prehistoria Playmobil Itsasmuseum - Nahia Nebra

El recorrido muestra civilizaciones como la china, la egipcia y la fenicia.

China, Egipto, fenicios Playmobil Itsasmuseum - Nahia Nebra

Hace una parada en el mítico pueblo marinero de los vikingos, donde nos enseña hasta la fórmula que usaban para enterrar a sus muertos.

Vikingos Playmobil Itsasmuseum - Nahia Nebra

Rememora las expediciones de Cristóbal Colón a América y las campañas de los balleneros vascos.

Expedición de Cristóbal Colón y balleneros vascos Playmobil Itsasmuseum - Nahia Nebra

Sin olvidar los preciosos barcos de vapor que surcaban el Misisipi.

Barco de vapor Playmobil Itsasmuseum - Nahia Nebra

El autor, Luis Fernández, cuyos dioramas ya había admirado en exposiciones previas, ha incluido al propio público en su creación, convirtiéndolos en Playmobil, mediante una pasarela desde la que observan.

Pasarela La historia de la navegación a través de Playmobil Itsasmuseum - Nahia Nebra

Además, el visitante tiene un reto: encontrar caras de “marcianos” verdes o amarillos entre los muñequitos. Confieso que fui nula en esta búsqueda, pero os dejo dos ejemplos (no hallados por mí, por supuesto).

Caras marcianos - Las historia de la navegación a través de Playmobil - Itsasmuseum - Nahia Nebra

La muestra está disponible hasta el 30 de octubre y es la excusa perfecta para acercarse al Itsasmuseum en el que también podemos ver la famosa gabarra del Athletic (en versión Playmobil y original).

Gabarra original y Playmobil - Itsasmuseum - Nahia Nebra

Así como la grúa Carola, símbolo del museo, y el velero con el que José Luis Ugarte dio en 1993 la vuelta al mundo en solitario y sin escalas.

Exterior Itsasmuseum - Nahia Nebra

Por si esto fuera poco, en la exposición permanente también hay algunas escenas locales recreadas con Playmobil.

Playmobil Itsasmuseum exposición permanente - Nahia Nebra

E incluso una que refleja el hundimiento del Titanic, con músicos y esqueletos incluidos.

Titanic Playmobil - Itsasmuseum - Nahia Nebra

Otras exposiciones de Playmobil, Lego, Barbie y Nancy:

Descubriendo las islas griegas: Mykonos y Santorini

Tras nuestro paso por Atenas, ¿qué mejor forma de seguir conociendo el país que descubrir dos de sus islas más famosas?

Mykonos se ha convertido en un destino turístico relacionado con el ocio nocturno. Eso hizo que dudásemos sobre si merecía la pena visitarla, porque íbamos a hacer un viaje más de relax, pero su fama la precede y acabamos optando por pasar unos días en ella.

Volamos desde la capital a primerísima hora, al llegar alquilamos un coche (para moverte por las islas es muy conveniente tener uno) y recorrimos Chora (su capital), que estaba prácticamente vacía antes de que los comercios abriesen.

Chora es el pueblo con más encanto que vimos. Sus calles estrechas, sus edificios bajitos y blancos, sus pequeñas iglesias, el antiguo puerto, la zona de Little Venice con sus casas colgando en el agua… es lo que uno se imagina del lugar antes de venir.

Chora - Mykonos - Nahia Nebra

Sin olvidar los molinos de viento de Kato Milli, uno de sus emblemas. El viento es protagonista en Mykonos y evita que, pese a estar en pleno agosto, la sensación térmica sea de excesivo calor.

Todo ello se ve rapidito y las distintas playas son agradables, sin ser espectaculares. Es recomendable disfrutar de Chora por la mañana, sin actividad, y callejear tranquilo y por la noche, con todos sus comercios y hostelería en plena ebullición. Parecen sitios distintos.

Molinos de Kato Milli - Mykonos - Nahia Nebra

Aprovechamos nuestra estancia para hacer una excursión a las islas de Rhenia y Delos en una embarcación clásica llamada Kaiki. Ambas son pequeñas y están deshabitadas actualmente.

En Rhenia nos dimos un chapuzón en una idílica playa y en Delos, donde según la mitología griega nacieron los dioses y hermanos gemelos Apolo y Artemisa, visitamos el conjunto de ruinas.

La salida es muy interesante, aunque el enorme oleaje, que hacía que zozobrara la embarcación, no sólo nos mareó, sino que nos hizo temer por nuestra seguridad.

Rhenia y Delos - Nahia Nebra

Tras Mykonos tomamos un ferry (con un enorme retraso, que debe de ser algo relativamente habitual) rumbo a Santorini.

Situada dentro de una caldera volcánica, con una gran parte sumergida, son cinco islas en total de las que Santorini es la principal.

La Caldera - Santorini - Nahia Nebra

Sus arenales son negros y, la mayoría, de piedra lo que dificulta el movimiento y el baño. La más original es la denominada “Playa Roja” por su color. Interesante para admirar, pero incómoda para broncearse.

Al lado está el yacimiento arqueológico de Akrotori. Si no sois expertos en la materia y habéis estado en Atenas no aporta nada diferente.

Red Beach - Santorini - Nahia Nebra

Santorini es famosa por sus puestas de sol y por las cúpulas azules de Oía, lo que provoca un tumulto de gente que aplaude al sol por ponerse, como si no sucediese en todos los sitios y todos los días semejante fenómeno.

Oía es bonito, pero tanta aglomeración resulta agobiante. En la cercana localidad de Fira puede contemplarse un fenómeno idéntico con mucho más espacio.

Cúpulas azules - Santorini - Nahia Nebra

Dos días en Atenas

Grecia era uno de los países europeos que más ganas tenía de visitar y mi objetivo se cumplió en agosto del año pasado. Disfrutamos de una semana en la que recorrimos Atenas y las islas de Mykonos y Santorini.

La capital de los helenos es fascinante. No tiene muy buena fama e incluso hay quien no la recomienda, pero teníamos claro que ver la Acrópolis era indispensable, por lo que le dedicamos dos jornadas.

Atenas - Nahia Nebra

Un consejo útil es adquirir el pack de entradas para los siete principales monumentos. Cuesta 30 euros y sólo el acceso a la Acrópolis son 20 euros, por lo que se amortiza rápidamente. Lo mejor es comprarlo en alguno de los lugares menos transitados y así se evitan las colas en el resto y se entra directamente.

El Partenón es el símbolo de la Antigua Grecia en estado puro. El templo, consagrado a Atenea, se encuentra dentro de la Acrópolis (que significa “ciudad alta”) y es, sencillamente, espectacular.

Partenón - Nahia Nebra

Sin embargo, la Acrópolis es mucho más. Está el Erecteón, con sus famosas Cariátides. Las que hay allí son réplicas. Cinco de las originales están en el ateniense Museo de la Acrópolis y la sexta en el Museo Británico de Londres.

Menos conocido, aunque igualmente digno de contemplarse, es el Odeón de Herodes Ático, donde aún se celebran eventos.

Y es interesante el origen mitológico del olivo. Los dioses Atenea y Poseidón querían poner nombre y ser los patronos de la ciudad y Zeus decidió que compitiesen. Poseidón clavó su tridente en una roca de la que nació un manantial de agua salada, que casi inunda la urbe, y Atenea golpeó la roca con su lanza y brotó un olivo. ¿Imagináis a quién eligieron los pobladores?

Acrópolis de Atenas - Nahia Nebra

De los monumentos restantes visitamos la Biblioteca de Adriano; el templo de Zeus, con sus columnas de 17 metros de altura; y las Ágora Antigua y Romana.

El Ágora es lo que entenderíamos por plaza central en las localidades actuales, el lugar de reunión de los habitantes. La Antigua es, junto con la Acrópolis, un sitio que no debe dejarse de ver. Dentro está el templo de Hefesto, similar al Partenón, pero en mejor estado. Una joya menos conocida. También hay una Stoa (un tipo de edificio que solía acoger el mercado) reconvertida en un museo.

Templo de Hefesto - Ágora Antigua . Nahia Nebra

Dejando la Grecia Clásica a un lado. ¿Qué más nos ofrece Atenas? Es una ciudad cómoda para disfrutarla a pie y tiene mucho ambiente callejero. Es cierto que algunas zonas están un poco dejadas, aunque el centro es digno de recorrerlo.

El barrio de Plaka, a los pies de la Acrópolis, es el más antiguo. Posee encanto y diversas opciones para degustar la deliciosa gastronomía griega. A lo largo del viaje comimos, en multitud de ocasiones, ensalada griega (con tomate, pepino, pimiento, cebolla roja, queso feta, alcaparras y aceitunas kalamata y aliñada con sal, pimienta negra, orégano y aceite de oliva), moussaka y yogur griego.

Para ir de compras el barrio de Monastiraki es perfecto. Los souvenirs son más baratos y sus calles son similares a los zocos. Los artículos estrella están ligados al olivo en cualquiera de sus vertientes y es ideal para los amantes de las sandalias planas.

Por último, cada hora en punto en la plaza Syntagma, frente a la Tumba del Soldado Desconocido, se realiza el cambio de guardia. Es uno de los más curiosos que he visto. Los soldados, llamados evzones, lucen un uniforme peculiar con una camisola blanca plisada, un chaleco bordado y un gorro rojo del que cuelga una coleta en uno de los lados. Su calzado tiene un borlón en la punta y una chapa metálica en la suela que hace un sonido similar al de los caballos.

De ruta por Bretaña y Normandía: Saint Malo, las playas del Desembarco, Finisterre y pueblos medievales

Continuamos de ruta por Bretaña y Normandía con las tres jornadas restantes.

Día 4: Dinan, Dinard y Saint Malo

Uno de los pueblos más bonitos de todo el viaje. Dinan posee el encanto medieval típico de la zona, unos comercios muy cuidados y, por si fuera poco, estaban colocando las luces de Navidad ese mismo día. ¿Qué más se puede pedir? Recorrimos la parte alta y la que está al lado del río y ambas merecen un paseo.

Dinan - Nahia Nebra

Dinard es conocida por sus balnearios y sus edificios tienen un aire señorial. Nuestra visita fue más bien testimonial, aunque disfrutamos de una vista espléndida de todo Saint Malo.

Dinard y Saint Malo - Nahia Nebra

La ciudad corsaria” de Saint Malo posee un casco antiguo extenso y amurallado. Había escuchado comentarios negativos acerca de la localidad, criticando su saturación turística. Como acudimos en temporada baja, sí que había más gente que en otros sitios, aunque no excesiva y me dejó una sensación positiva.

Es bastante más grande que el resto de poblaciones y, por tanto, su oferta gastronómica y comercial es más abundante. Encontré una librería en la que adquirí una novela, en inglés que, desgraciadamente, no entiendo francés, y una tienda de juguetes tradicionales, donde compré unos originales adornos navideños de madera.

Se puede caminar por sus murallas y, con marea baja atravesando la playa, se accede a unos islotes que ofrecen una panorámica de la ciudad.

Saint Malo - Nahia Nebra

Día 5: playas del Desembarco de Normandía

El 6 de junio de 1944, denominado como “Día D”, 132.000 soldados aliados desembarcaron en la costa de Normandía, en la que continúa siendo la mayor invasión por mar de la historia.

Se considera que la batalla cambió el rumbo de la II Guerra Mundial y permanece en el recuerdo reflejada en multitud de películas, series…

Fueron cinco las playas elegidas para el desembarco: Utah y Omaha (sector americano), Gold y Sword (sector británico) y Juno (sector canadiense).

Estuvimos en todas, menos en Utah, y nos impresionaron especialmente Omaha y Gold, debido a los restos que aún permanecen de las infraestructuras que se crearon para llevar a tierra el armamento.

Playas del Desembarco de Normandía - Nahia Nebra

Descubrimos la Pointe du Hoc, donde los rangers americanos escalaron 30 metros de acantilados para destruir el armamento alemán. Se puede entrar a los bunkers en los que se refugiaban los nazis y es una sensación de lo más inquietante.

Pointe du Hoc - Desembarco de Normandía - Nahia Nebra

Sensación que se repite en los cementerios alemán y americano, respectivamente. Toda la jornada te refresca que aquella fue una batalla sangrienta en la que fallecieron miles de personas.

Cementerio alemán y americano - Desembarco de Normandía - Nahia Nebra

Día 6: Finisterre y Locronan

¿Finisterre está en Galicia? Sí y no. Los bretones también tienen su particular “fin del mundo”. Es un Departamento (similar a provincia) que se sitúa en el extremo más occidental. Dentro del mismo, el cabo Pointe du Raz es un lugar desde el que contemplar la fuerza del océano Atlántico. Del parking sale un sendero muy cómodo para admirar el paisaje.

Pointe du Raz Finisterre - Nahia Nebra

En Finisterre está Locronan, junto con Dinan los pueblos con más encanto de la ruta. Es muy pequeñito y sus casas de piedra son distintas a las del resto de localidades de la zona. Es todo peatonal y tiene unos comercios coquetos. Me conquistó una librería que en una planta es de temática celta y en otra estilo meditación.

Locronan - Nahia Nebra

Un último apunte antes de concluir, no conviene irse sin degustar la gastronomía bretona de la que destacaría: las galettes (muy similares a los crépes, pero elaboradas con harina de trigo negro), tanto en su versión dulce como salada; los moules (mejillones); y las galletas de mantequilla. Todo muy sabroso y a unos precios razonables.

De ruta por Bretaña y Normandía: Rennes, Mont Saint Michel, bosque encantado, menhires y castillos

2020 no tiene pinta de que vaya a ser un año especialmente viajero, pero todo pasa y siempre hay que tener destinos en mente para cuando vuelva la ansiada normalidad.

Conozco a diversas personas que han recorrido la Bretaña francesa y todos hablan maravillas de la región. Esto, unido a que es un destino al que, con un poco de paciencia, se puede llegar en coche desde Bizkaia (medio de transporte que luego es básico para moverse por allí), determinaron que se convirtiese en mi último viaje de 2019.

Hicimos una ruta de seis días por distintas zonas de Bretaña y Normandía.

Día 1: Rennes

La capital de Bretaña es la única ciudad que vimos durante nuestro periplo y la única jornada en la que la lluvia nos dio una tregua y disfrutamos del sol.

Su Casco antiguo conserva el encanto típico de las construcciones de la zona, pero con el ambiente y el bullicio propios de una ciudad. Sus calles comerciales combinan grandes cadenas internacionales con negocios locales con mucho carácter.

Recomendable para ver una urbe más grande y menos centrada en el turismo.

Rennes Nahia Nebra

Día 2: Bosque de Brocéliande, Josselin, alineamientos de Carnac

Un bosque mágico repleto de leyendas artúricas en el que se ubica la tumba del mismísimo mago Merlín. Sin duda, uno de los más inesperados descubrimientos.

El hada Viviana, llamada la Dama del lago, entregó la espada de Excalibur a Merlín y vivió con él una historia de amor. También crió al caballero de la Mesa Redonda Lancelot. Harta de los continuos viajes del mago, lo aprisionó en unas piedras para obligarle a quedarse siempre a su lado.

Unos metros más adelante se encuentra la Fuente de la Eterna Juventud. Para conseguirla hay que acercarse al lugar descalzo la medianoche del solsticio de verano, beber un cuenco de agua de la fuente y haber sido perfecto durante toda la vida. Se rejuvenece en función del grado de perfección.

Dejando las múltiples leyendas aparte, el bosque de Brocéliande es precioso y hay rutas sencillas y cómodas que se realizan caminando entre sus árboles.

Tumba de Merlín - Fuente de la Eterna Juventud - Bosque de Broceliande - Nahia Nebra

Bretaña es famosa por sus localidades de estilo medieval con castillos. Visitamos tres y Josselin fue el que más nos gustó, pese a que tanto la fortaleza como las tiendas estaban cerradas a la hora que fuimos.

Josselin - Nahia Nebra

Otro de los lugares gratamente sorprendentes fueron los alineamientos de Carnac. El monumento prehistórico más extenso del mundo era desconocido para mí. Pasear entre menhires es una experiencia mágica y te hace preguntarte qué significan y por qué fueron transportados hasta allí y colocados en esas posiciones.

Alineamientos de Carnac - Nahia Nebra

Día 3: Mont Saint Michel, Fougères, Vitré, La Roche-aux-Fées

Mont Saint Michel es uno de los emblemas del área, pero, no pertenece a Bretaña, sino a Normandía. Pese a su fama, y a la enorme afluencia de turistas, no decepciona y la pequeña isla, que alberga un pueblecito y la famosa abadía es magnífica.

Como consejo práctico para acceder es obligatorio dejar el coche en un parking de pago al aire libre, situado algunos kilómetros antes, y desde allí hay autobuses directos gratuitos continuamente. Se recomienda ir a primera o a última hora para evitar saturaciones y poder ver la salida o la puesta de sol.

Mont Saint Michel - Nahia Nebra

Recorrimos el interior de la abadía y las vistas son fantásticas. Una entrada que merece la pena.

Interior abadía Mont Saint Michel - Nahia Nebra

En cuanto al pueblo es similar al resto, aunque está bastante abarrotado. Me encantaron los carteles de los comercios y restaurantes (no sólo en Mont Saint Michel, sino en toda Bretaña), con un toque muy medieval.

Pueblo de Mont Saint Michel - Nahia Nebra

El segundo castillo fue el de Fougères. Quizá porque llovía incesantemente, porque todo estaba cerrado, porque no nos dieron de comer, pese a haber sitio… No fue nuestra mejor experiencia.

Castillo de Fougères - Nahia Nebra

No nos desanimamos, ni desistimos en nuestro empeño por ver fortalezas y llegamos a Vitré. De este sí visitamos el interior, que no es el más espectacular, pero no está del todo mal.

Castillo de Vitré - Nahia Nebra

Culminamos la tercera jornada con el dolmen más grande de Francia, La Roche-aux-fées (La roca de las hadas). Si bien es cierto que está en el medio de la nada, es digno de contemplarse. Además, volvimos a encontrarnos con el hada Viviana a quien se le atribuye, con la ayuda de otras hadas, la construcción del monumento.

Cuenta la leyenda que los enamorados, para saber si van a seguir juntos, tienen que rodear La roca de las hadas, cada uno en un sentido distinto, y contar sus piedras. Si el número coincide, tendrán un futuro feliz. Probamos y… sorpresa, sorpresa…

La Roche-aux-Fées - Nahia Nebra

Canciones para el confinamiento

En esta situación excepcional, y casi de ciencia ficción, que estamos viviendo han sido muchos los músicos que han querido aportar su granito de arena creando temas que animen a la población a sobrellevar estas semanas.

No soy el alma de la fiesta estos días, pero traigo una selección de mis favoritos porque ayudan a estar un poco mejor.

La festivalera
Quédate en tu casa

Partiendo de la iniciativa ‘Yo me quedo en casa festival’, en la que múltiples artistas han realizado actuaciones en directo desde sus domicilios a través de redes sociales, nace ‘Quédate en tu casa‘.

Escrita por La Pegatina cuenta con 16 participantes, que en el videoclip nos muestran sus hogares, sus mascotas, sus niños… Entre ellos destacan: Sofía Ellar, Roi Méndez, Efecto Pasillo, Dani Fernández, David Otero, Andrés DVicio, Sweet California, Mr.Kilombo, Álvaro Soler y Funambulista.

Quédate con la copla
Que no se te acaba el tiempo
Se acumulan para luego
Los besos que no se dieron
Un parón que nos sitúa
Nos recuerda, nos ayuda
El valor de las personas
Es mayor cuando se suman
No puedo esperar menos de ti
Sé que tú esperas lo mismo de mí

Quédate en tu casa Nahia Nebra

La pegadiza
Quédate en casa

No conocía a Ariel de Cuba, aunque investigando un poco es el artífice de éxitos como ‘Esto es pa ti‘ y ‘Fruto prohibido‘. Además, tiene el mérito de haber generado la canción más pegadiza, bailonga y divertida de esta cuarentena.

Consejos de la organización mundial de la salud
Si no haces caso allá tú
Quédate en casa no salgas muchacha
Hay un virus afuera y el mundo está en candela
Ahí está el coronavirus, mira italianos y chinos
Sino toman medidas estamos bien jodidos

Quédate en casa Ariel de Cuba Nahia Nebra

La de autor
Barrer a casa

Descubrí a Sofia Ellar gracias a Instagram y su estilo me ha encantado. Además de participar tanto en ‘Quédate en tu casa’ como en ‘Resistiré 2020’, ha cocreado, junto a su pareja Álvaro Soler, una letra que resume muchos de nuestros anhelos cuando todo esto acabe.

Podré mirarte
A través de ese cristal
Saludarnos de otra forma
Sin miedo a respirar

Podré abrazarte
Con las ganas de olvidar
Que una puerta nos separa
De las ganas de soñar

Despertar de esta noche que es real
Que la magia de volar nos la ha quitado la libertad
Y pensar que este sueño no es real
Que este sueño no es real

Y ahora Madrid se nos viste de fantasma
A las ocho caen las redes, se llenan las terrazas

Barrer a casa Sofia Ellar y Álvaro Soler Nahia Nebra

La televisiva
La vida al revés

Ha llovido desde la época de Fran Perea y Víctor Elías en ‘Los Serrano’. Ahora ambos, acompañados de Alfonso Samos a la guitarra y Marcus Carus dibujando, aúnan esfuerzos en esta nueva versión de ‘La vida al revés‘, cuyo título viene a colación.

La vida al revés ya ves lo que es
Y mientras te tengo en la cabeza
Pensar siempre en ti
Contar hasta tres
Y no saber nunca lo que pasa

La vida al revés Fran Perea Nahia Nebra

El himno popular
Resistiré

El clásico del Dúo Dinámico se ha convertido en el himno popular del confinamiento. Cadena 100 ha congregado a multitud de voces para una actualización de 2020. Entre otros, Álex Ubago, Álvaro Soler, Andrés DVicio, Blas Cantó, Carlos Baute, Conchita, David Bisbal, David Otero, David Summers, Despistaos, Diana Navarro, India Martínez, Efecto Pasillo, José Mercé, Manuel Carrasco, Melendi, Mikel Erentxun, Pastora Soler, Pedro Guerra, Pitingo, Rosana, Rozalén, Rulo, Sofía Ellar, Efecto Mariposa y Vanesa Martín.

Resistiré, para seguir viviendo
Soportaré los golpes y jamás me rendiré
Y aunque los sueños se me rompan en pedazos
Resistiré, resistiré

Resistiré Cadena 100 Nahia Nebra

La de cuando todo pase
Enhorabuena

No es un tema nuevo, ni está ligado al momento actual, pero El arrebato siempre aporta el tan necesario punto de positivismo. En su disco ‘La música de tus tacones’ está esta maravilla.

Que has comprendido que no es lo mismo
Estar contento que ser feliz,
Y que un hogar no son los ladrillos
Son las personas que te dan brillo.
Llena tu mundo y haz de colores
Porque pilota tu corazón.

(…)

Enhorabuena, lo has conseguido,
Vino la vida buscando pelea
Pero no pudo contigo

La música de tus tacones El arrebato Nahia Nebra

Más música:

Juegos de mesa: Virus, Juego de Tronos y Bang!

Estos días eternos de confinamiento son ideales para disfrutar de unos juegos de mesa con nuestros familiares.

Os propongo tres nuevos descubrimientos para haceros más amena la reclusión forzosa.

Virus

Lo sé, quizá su titulo no es el más adecuado en este momento, pero es rápido, fácil de entender y no admite piedad entre contrincantes (de dos a seis personas).

El objetivo es mantener sanos los cuatro órganos vitales (corazón, cerebro, huesos y estómago) y, a la vez, infectar los de tus contrincantes. Para ello hay multitud de estrategias: robar órganos, cambiar de cuerpo, transplantarlos, vacunarte, inmunizarte, esparcir tus virus…

Recientemente me regalaron la expansión, que permite nuevas funciones como una segunda opinión, un traje de protección y la famosa cuarentena. Aún estoy en fase de aprender a utilizarlas.

Virus Nahia Nebra

Juego de Tronos. La mano del rey

La famosa serie de la HBO sirve de inspiración para este juego, pero no es necesario haberla visto para disputar partidas.

Tenemos a los integrantes de las casas Stark, Greyjoy, Lannister, Targaryen, Baratheon, Tyrell y Tully, con sus respectivos estandartes, que conseguiremos moviendo la carta de Varys. Ganará aquel que más estandartes sume y, en el camino, todos contarán con poderosos aliados como Jon Snow, Hodor, Brienne de Tarth, Sandor Clegane, Bronn, Melissandre y Petyr Baelish.

Es sencillo y se dirige a grupos pequeños, de dos a cuatro integrantes.

Juego de Tronos La mano del Rey Nahia Nebra

Bang! El juego de dados

Una variante del archiconocido Bang! Esta versión me resulta más dinámica y simple. Admite desde tres hasta ocho jugadores.

¿El objetivo? Variará en función del papel que te toque: sheriff, alguacil, forajido o renegado. El sheriff es el único cuya identidad se revelará desde el principio, el alguacil será el encargado de ayudarle, los forajidos combatirán la ley y el renegado luchará contra todos.

En la batalla contarán con balas, flechas, dinamita y hasta unas cervecitas. El salvaje Oeste en estado puro.

Bang! El juego de dados Nahia Nebra

Más juegos de mesa en: